viaje a Ilha Grande y Río de Janeiro

30 April 2010 | By More

La colaboración que pasa hoy por el Rincón del viajero del blog es de nuestros amigos Egon y Silvina, que viajaron recientemente a Ilha Grande y Río de Janeiro. Muchas gracias por vuestra colaboración.

Si como Ego y Silvina quieres enviar cualquier colaboración para esta sección del blog, usa la dirección que aparece en la página de contacto del blog.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

En 2010 hay dos cosas que no se pueden hacer: una es “no estar en Internet”; la otra es viajar a Brasil sin antes consultar este blog. Gracias, no sólo por ayudarnos a planificar nuestras vacaciones, sino también por acercarnos tanto de la historia y la cultura brasileña. Felicitaciones a Tony y a quienes trabajan en De viaje a Brasil.

1. Ilha Grande

Ilha Grande

Ilha Grande es un paraíso que te fascina y atrapa, al que volveríamos sin dudar. Hay tanto por que merece ser contado….., pero como casi todo lo que se pueda decir acerca de ella está escrito en este blog, nos esforzaremos por no repetir información. Aquí vamos.

Con mi esposo estuvimos en Ilha Grande desde el 1 al 14 de abril del 2010 y en Río de Janeiro (ciudad) hasta el día 17. Volamos con nuestra siempre conflictuada Aerolíneas Argentinas, pero todo salió perfecto.

Antes de continuar, es conveniente aclarar que al momento de realizar este viaje, 1 real = 2,24 pesos argentinos = 0,41 euros = 0,57 dólares = 2306 pesos chilenos.

Sigamos. Desde Bs As., y con tarjeta de crédito, habíamos reservado un transfer de Ilhagrande Adventure Viagens e Turismo. Estuvieron allí puntualmente y nos trasladaron en Van desde el aeropuerto de Río hasta el cais da Lapa en Angra. Pagamos R 90 por persona. Esta tarifa incluía el boleto de R 6 para la embarcación oficial que une Angra con la Isla en 1.30 hs. aproximadamente.

Como llegábamos en Semana Santa, también reservamos alojamiento en la Posada Porto Abraão (Vila do Abraão) Pagamos R 370 por pareja los cuatro días. El resto de los días pagamos R 70 (aceptan tarjeta de crédito).

Es una posada pequeña, nueva y limpia. Está ubicada a 2 cuadra del cais oficial, sobre una callecita por donde no pasa casi nadie, lo que la hace tranquila y silenciosa. Las habitaciones, son chiquitas, pero cómodas, aunque no tienen ropero. Todas poseen ventilador de techo, aire acondicionado, frigobar y TV. El baño también es cómodo y cuenta con sistema central de agua caliente. Disponen de sauna y de un lavadero techado donde los clientes pueden lavar su ropa a mano. El desayuno es bastante simple. No posee generador eléctrico. Cuando reservamos nos informaron que tenían internet. Sin embargo cuando llegamos nos dijeron que hacía tiempo que no funcionaba.

Lamentablemente no es tan buena la atención. Las chicas que atienden no nos hicieron sentir muy cómodos. A casi todas nuestras preguntas respondían “no sé” o “no tengo”: hasta cuando solicitamos una percha para la ropa.

La segunda semana nos cambiamos a la posada Pedacinho de Ceu, también en Vila do Abraão. Pagamos, con tarjeta de crédito lo mismo que en la anterior: R 70 por día, por pareja. Las habitaciones y el baño reúnen las mismas condiciones que las de Porto Abraão pero tienen Wifi, una completísima videoteca (buena opción para días de lluvia), y el desayuno es bastante más completo. Lo que sin duda hace a la diferencia es la atención de sus empleados y de los propios dueños: Carmen y Mauricio, una pareja con un humor increíble, que conocen la Isla y comparten su historia y anécdotas. Están presentes durante el desayuno y se acercan a las mesas para asegurarse que todo esté bien. Cuando regresábamos de la playa se interesaban por saber dónde habíamos ido y cómo la habíamos pasado. Tal es su dedicación que en una oportunidad nos acompañaron a una agencia de turismo para hacer averiguaciones.

Un detalle, para nosotros menor, es el ruido. La posada está ubicada sobre una callecita empedrada y muy transitada desde las primeras horas del día. Esto la hace bastante ruidosa, sobre todo por el sonido que provocan las ruedas de los carritos maleteros y de las valijas rodando por el empedrado.

Las Trilhas y paseos: hay información detallada en el blog. Por lo tanto sólo agregaremos algunos precios (por persona) de las que realizamos en barco y algunos datos de las que hicimos caminando:

Vila do Abraão – Lopes Mendes: R 15 ida y vuelta, Vila do Abraão – Lagoa Azul R 25; Vuelta a la Isla en catamarán: R 135. Todas pueden abonarse con tarjeta.

Los paseos en barco salen del cais turístico de Abraão entre las 9.30 y las 10 y regresan al mismo punto cerca de las 17.30. Nosotros debimos usar el cais oficial, porque el turístico quedó destruido por el temporal.

Es conveniente hacerse de un mapita o comprar alguna de las guías que ofrecen en los comercios.

El calzado más apropiado son las zapatillas, porque casi todos los caminos se tornan muy resbaladizos en algún punto.

También es conveniente llevar mochilas, linternas, insecticida, agua y abrigo para el regreso. Si son susceptibles al movimiento del barco, no olviden comprar “Dramamine”, esa pastillita mágica que evita descomposturas y mareos.

Al iniciar una trilha, consulten si existe la posibilidad de regresar en barco o en lancha y los horarios. Si no llevaron dinero a la caminata no se preocupen. Tómenlo igual y avisen que abonarán el boleto al llegar a Vila do Abraão. Si van a regresar de a pie, tomen el tiempo que les demanda llegar al destino elegido. Así podrán prever el tiempo de regreso. En esta época oscurece 18.30.

Antes de comenzar cualquier caminata, consulten si existen lugares dónde almorzar o comprar comida. Caso contrario, compren antes de salir de Vila do Abraão.

Esto ya fue señalado por otra persona que escribió en el blog, pero vale la pena repetirlo: al llegar a Lopes Mendes, caminen hacia la izquierda (es largo el trayecto). Se encontrarán con unas piedras donde la playa pareciera finalizar, pero no se detengan porque continua otro segmento de aguas mucho más tranquilas y serenas. Es ideal para practicar snorkel. Verán tortugas y un sin fin de coloridos peces.

El clima: en los 14 días que estuvimos en la Isla: 2 fueron el diluvio universal y durante otros 4 llovió intermitentemente, pero con ganas. Esos días estuvieron aburridos, pero sirvieron para justificar haber cargado desde Bs As con mis botas de lluvias, mi paraguas y mi capa de nylon. Los demás hubo un sol radiante y mucho calor. Nos contaban que es usual que durante los meses de abril y mayo entra por mar mucha “resaca” (basura). Esto enturbia el agua y dificulta la visibilidad para practicar snorkel o buceo. De hecho sucedió.

2. De Ilha Grande a Río de Janeiro

Regresamos a Río.

El mismo servicio que utilizamos para llegar (vía Angra), costaba mucho más barato contratado en cualquier agencia de turismo de la isla: R- 60. Sin embargo no regresamos a Río por Angra, sino por Conceição de Jacareí, opción que recomendamos por 2 razones: el trayecto es más corto y por consiguiente más rápido, pero además el muelle turístico es hermoso, está nuevo y a diferencia de Angra, el paisaje es lindísimo.

La agencia Express Connection ofrece este servicio por R- 70 y aceptan tarjetas. Incluye lancha rápida hasta Conceição de Jacareí (15 minutos) y transfer a Río. Lamentablemente llegamos tarde. Sólo disponen de 10 lugares y no tenían más para ese día. Decidimos entonces llegar hasta Conceição de Jacareí en escuna. Nos costó R 15 y tardó 50 minutos.

En Jacareí nos esperaba Marcos Antonio, un personaje encantador y sumamente responsable al que contactamos por recomendación de unos turistas que estaban en la isla. Nos trasladó en una Zafira impecable hasta la puerta del Edificio Jucati en Copacaba. Tardamos poco menos de 2 hs y nos cobró R 50 por persona. También lo llamamos el día que nos íbamos y se hizo presente con la misma puntualidad. Nos cobró R 40 desde Copacabana hasta el aeropuerto de Río.

Para tener en cuenta: los traslados en escuna hacia Conceição de Jacareí sólo pueden abonarse en efectivo. Prevean contar con el efectivo.

3. Río de Janeiro

Corcovado

Por una recomendación que también encontramos en este blog, reservamos desde Buenos Aires en el Edificio Jucati, Copacabana, por un valor de R 140 el día, por pareja, sin desayuno. No aceptan tarjetas de créditos.

Es un edifico antiguo remodelado. Está ubicado a 5 cuadras de la playa, frente a una plaza con juegos para niños. En el centro de la planta baja hay un amplio patio interno con un techo que deja pasar la luz y una gran palmera, con mesitas, sillas y tv. También tienen una salita con servicio de internet. Cuenta con Wifi en todo el edificio, pero no está incluido en la tarifa. Los departamentos están acondicionados para hasta 6 pasajeros, con servicio de hotelería. Todos tienen ventilador de techo. El aire acondicionado es opcional. Poseen una pequeñísima cocina con vajilla básica y purificador de agua. Continúa en un ambiente muy amplio y luminoso que tiene tv, un mueble de 4 cajones, heladera, mesa, sillas, teléfono, y 2 camas cuchetas. El baño también es espacioso, con calefón eléctrico. La habitación matrimonial es enorme, con un placard empotrado gigante. Realmente comodísimo y muy recomendable. Por sus características nos pareció un lugar ideal para quienes vacacionan con niños.

Río nos regaló 2 maravillosos días, que pasamos panza al sol en las playas de Ipanema.

La odisea de extraer dinero:

Contábamos con tarjetas de crédito y débito de 3 bancos diferentes y nunca tuvimos inconvenientes para pagar con ellas. Sin embargo, extraer efectivo de los cajeros automáticos nos resultó una tarea agotadora. Había que resignarse a “salir de excursión” de banco en banco, de cajero en cajero. En Río de Janeiro se había formado un tour de extranjeros desesperados, entre los cuales nos encontrábamos. Juntos recorrimos cajeros durante más de 2 horas. Hasta llegamos a hablar con el Gerente de uno de los bancos, pero no pudo ayudarnos. Ese día volvimos al hotel sin lograrlo. En Angra, artos de probar, hicimos una hora de cola para intentar una extracción por caja, pero esa operación no era posible. En otra oportunidad logramos obtener R 150, pero en 3 extracciones de 50. Por cada una de ellas nos debitaron $ 15 (argentinos).

Nuestra recomendación es que viajen llevando algunos dólares de reserva en billetes chicos, cosa que nosotros lamentablemente no hicimos.

4. Sugerencias.

Aviones y aeropuertos: Las compañías aéreas (salvo Aerolíneas Argentinas en Bs. As. !!! ) proveen a sus pasajeros, en forma gratuita, de precintos para cerrar las valijas y de bolsas plásticas para los productos que puedan derramarse. Si los necesitan, solicítenlos al momento de despachar el equipaje.

Tengan en cuenta que no podrán subir al avión cargando perfumes, cremas, desodorantes, esmalte para uñas, etc. Mucho menos elementos punzo cortantes como navajas o destapadores. Ni siquiera con botellitas de agua. Estos objetos sólo pueden viajar en la bodega, asique antes de despachar el equipaje, asegúrense de no tener nada de esto en las carteras, en las mochilas o en los bolsos que llevarán en la mano. Caso contrario, los perderán al momento del embarque. Una buena regla – aunque drástica – es no cargar consigo “nada que se ingiera, nada embasado, nada de metal (excepto monedas)”.

En los aviones, las primeras filas de asientos de la clase turista, son las más espaciosas, por lo tanto las más recomendables para corpulentos o para quienes viajen con niños. También hay más espacio en una de las filas situadas sobre las alas del avión. Pero estas últimas no se reclinan para no obstaculizar las salidas de emergencia. Por el mismo motivo, quienes ocupen estos asientos no podrán llevar su equipaje de mano sobre la falda o en el piso. Deberán colocarlo, obligatoriamente , en las gavetas que están sobre los asientos.

No importa la época del año, en los aviones generalmente hace frío. Lleven abrigo.

Por último, tengan en cuenta que en Brasil la ropa tarda días en secarse naturalmente y que cuando lo consigue, es probable que quede inutilizada por el olor a humedad.

Algunos precios (en reales): Lavar 1 kg. de ropa: 20. Secarlo: 6; Cerveza: entre 2,50 y 5; Caipirinha: entre 5 y 8; Jugo: 7; Licuado: 12; Papas fritas: 13; Protector solar: 30.

Nos despedimos con la enorme alegría de haber compartido con ustedes un pedacito de nuestras maravillosas vacaciones. Esperamos les sea útil y por supuesto estamos a su disposición. Si necesitan alguna otra información, escriban a electro_nita (arroba) hotmail.com. Saludos y buen viaje !!!

Suscribirme al contenido del blog por email.
Seguir a De viaje a Brasil en Twitter.
Seguir a De viaje a Brasil en Facebook.

Etiquetas: ,

Categoría: destinos: Río de Janeiro, rincón del viajero

Comentarios (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Tony says:

    Podéis dejar vuestras consultas sobre Ilha Grande y Río en las entradas correspondientes del blog (ver menú Fichas de destinos en la parte superior de esta página).