voy a pedirle un mapa al Papá Noel brasileño, o de cómo anda la información turística en Brasil

21 December 2009 | By More

Encontrarán los queridos lectores en esta entrada la triste historia de un viajero extranjero recorriendo el Brasil a la busca –ingenua– de un humilde mapa. Cualquier parecido entre los nombres y los lugares citados en el texto es completamente intencional. Al final del texto, algunas conclusiones a mi modesto entender bastante valiosas.

Capítulo I. Salvador de Bahía. Marzo de 2009.

Mostrador de información turística en el aeropuerto internacional.

TURISTA – Queríamos un mapa de Salvador, por favor.
– No tenemos.
TURISTA – ¿De verdad que no? ¿Ni siquiera un folleto con un mapa?
– No, se nos han acabado.
TURISTA – Bueno, qué se le va a hacer. Ya nos buscaremos la vida. Queríamos una información. Sabemos que hoy martes hay actividad cultural en el Pelourinho. ¿Nos podrías confirmar el horario?
– ¿Cuál actividad?
TURISTA – No sé, nos han dicho que se celebra la misa en la Igreja de Nossa Senhora do Rosario dos Homens Preto.
– Ah, no sé. Espera un momento, que voy a preguntar. Todavía no nos han enviado la programación del mes.
La chica, a la que no se le puede negar la voluntad de ayudar, llama al “Alô turista”, un número de teléfono para que los turistas puedan llamar y resolver sus dudas.
– Tengo aquí dos turistas que querían saber qué programación hay hoy en el Pelourinho. ¿Cómo? ¿No lo sabes? Bueno, pues gracias.
Sin suerte con el teléfono de información turística. Comienza a preguntar a la gente que hay alrededor hasta que alguien finalmente le da la información que buscábamos: no hay nada este martes porque se ha acabado el carnaval hace poco y están suspendidas las actividades.

La búsqueda del mapa prosigue.

Capítulo II. Manaus. Octubre de 2009.

Aeropuerto internacional de Manaos, oficina de turismo cerrada. Sin un triste mapa que llevarse a la boca, el viajero acude al mostrador de la Infraero para preguntar por el cierre de la oficina de turismo. Hete aquí que detrás del mostrador se encuentra, como si se tratase de un hada madrina, una de las chicas que trabaja en la oficina de turismo.

– Está cerrada porque están pasando barniz en el suelo.
TURISTA – ¿No nos podrías dar por lo menos un mapa?
– Están guardados dentro de la oficina y no puedo entrar.
Paciencia. La primera, en la cara, pero no es el fin del mundo.

Primer día de paseo por la ciudad. Acudimos en primer lugar a la oficina de turismo, justo al lado del Teatro Amazonas. La impresión es de precariedad absoluta y total. Dos mesas sin un único folleto encima y dos chicos con uniforme de camuflaje cuidando de la oficina. Aquí conseguimos nuestro mapita, bastante minimalista él, y nada más. En la oficina no hay ni siquiera folletos publicitarios de restaurantes, paseos o agencias de viajes al estilo de tantos otros lugares, no hay nada.

TURISTA – Queríamos saber los horarios de visitas del Teatro Amazonas.
– No estoy seguro, como el teatro está aquí al lado, podéis acercaros y preguntar.
En fin, realmente hemos hecho una pregunta inusual, hay tantos edificios interesantes en Manaos que quién va a querer saber los horarios de visita del Teatro Amazonas que está casi pared con pared con la oficina de turismo, ¿no? Pero gracias por la voluntad de ayudar.
TURISTA – ¿Nos podrías informar sobre los horarios del autobús turístico?
– No estoy seguro, pero para aquí delante, podéis preguntarle al conductor.
Ahí el compañero reacciona y se acuerda que tienen un folletito escondido del autobús turístico. Sí, ¡el folleto contiene los horarios! Como hemos visto que la información, ya sea impresa o vía oral, no sale con mucha facilidad, nos despedimos.

El día de nuestra vuelta, mientras paseamos haciendo tiempo por el aeropuerto, descubrimos que la oficina de turismo está abierta. Creo que después de 8 años en Brasil se me ha pegado algo de la tenacidad del brasileño, “que no desiste nunca”, y si no tuve mi mapa al comienzo del viaje, por lo menos lo voy a tener ahora (pensé ilusamente). Entro en la oficina. Sin folletos en las mesas pero tres chicos vestidos de camuflaje dispuestos a ayudar.

TURISTA – Quería un mapa, por favor.
La respuesta me desmontó por completo.
– No tenemos.
¿Cómo que “no tenemos”? O la chica del día que llegamos al aeropuerto mintió, y no había tales mapas guardados en la oficina, o los chicos ahora están mintiendo, y no quieren darme un mísero mapa.
TURISTA – No tenéis mapas, ¿de verdad? Bueno, qué se le va a hacer, por lo menos quería un folleto con los principales atractivos turísticos de Manaos.
Tenía que haber visto venir la respuesta.
– Esa información viene en el mapa, y no tenemos.

Capítulo III. São Paulo. Noviembre de 2009.

Aeropuerto internacional, oficina de turismo.

TURISTA – Queríamos el Mapa das Sensações de São Paulo.
– No nos ha llegado todavía.
TURISTA – ¿No? ¡Pero si el prefeito de la ciudad anunció a bombo y platillo que iban a ser distribuidos centenares de miles de mapas en oficinas de turismo y otros lugares por donde pasan los turistas!
– Lo sentimos, todavía no nos ha llegado. Este fin de semana nos llegará el primero, pero solo para enseñarlo, no para darlo.

Capítulo IV. Brasilia. Noviembre de 2009.


[foto: poste mentiroso]

Aeropuerto internacional. Busca que te busca y no encontramos la oficina de turismo. Y al igual que las brujas, pensamos, oficina de turismo haberla, hayla, porque en la parte exterior del aeropuerto hay un tótem con la i de información turística.
Preguntamos a una persona que pasea con una credencial.

TURISTA – ¿La oficina de turismo, por favor?
– En esos mostradores ahí al fondo.

¡Claro que tenía que haber oficina! Un poco escondida, pero al final vamos a llegar a ella. Craso error, nos han mandado a los mostradores de varias agencias de viajes locales. Ya que estamos ahí, preguntamos:

TURISTA – ¿La oficina de turismo, por favor?
– No hay.
TURISTA – ¿No hay????
– No, no hay, había pero la cerraron.

No es posible. Nos cuesta creerlo, ¿un aeropuerto internacional sin oficina de turismo? Como hemos visto el tótem fuera, decidimos preguntar a otra persona. No es la primera vez que nos dan la información equivocada.

TURISTA – ¿La oficina de turismo, por favor?
– Está en la zona de salidas, en el piso superior, es un mostrador redondo.

¿Veis como sí que tenía que haber oficina de turismo? Nos parece un poco raro que esté en la parte de las salidas y no en la de llegadas, pero allá vamos, cosas más raras ya vimos en nuestros viajes. Pero una vez más, nuestro gozo en un pozo, porque la tal oficina de turismo con formato circular es el mostrador de la Infraero, la agencia del gobierno brasileño responsable por los aeropuertos.

Por si habéis perdido la cuenta, la cuarta vez que preguntamos:

TURISTA – ¿La oficina de turismo, por favor?
– No hay, pero díganme en qué puedo ayudarles.

Ahora sí que no nos cabe la menor duda de que realmente no hay oficina de turismo en el aeropuerto internacional de Brasilia, capital de Brasil y futura sede del mundial de fútbol 2014. Pero por lo menos nos hemos encontrado con alguien con ganas de ayudar.

TURISTA – Queríamos un mapa de Brasilia.
– Ah, eso no tengo.
TURISTA – ¿No tiene? Necesitamos un mapa, vamos a alquilar un coche y sin él no vamos a encontrar el camino del hotel.
– Lo siento, no tengo, pero si van a la librería que hay ahí al fondo pueden comprar uno.

Sin comentarios. Al final los minutos pasados estudiando el camino del hotel en Google Maps sirvieron de algo y conseguimos navegar por “quadras”, “asas”, “superquadras” y llegar a nuestro destino sin dar demasiadas vueltas y sin la ayuda de mapa o GPS.

Como no contábamos con que no hubiera oficina de turismo en el aeropuerto, estamos medio vendidos, no tenemos ningún folleto con horarios de los monumentos ni nada parecido y, peor, no sabemos dónde hay una oficina de turismo. En el hotel, como es habitual, solo hay publicidad de restaurantes caros y poca cosa más. Una vez más, paciencia. Este país fue hecho para la aventura, si el turista tuviera las cosas facilitadas ya no sería Brasil.

Hete aquí que mientras visitamos el Museu da República nos encontramos con un mostradorcito con el logotipo de Brasiliatur, el organismo de turismo de Brasilia. Yes!, la encontramos, ¡finalmente una oficina de turismo!

TURISTA – Queríamos un mapa de Brasilia.
– Se nos han acabado y solo nos mandarán más el próximo mes.

Es nuestro sino. Las autoridades de turismo de este país están dominadas por mapófobos, seres malignos que desprecian la cartografía y no consiguen entender la importancia que un simple mapa pueda tener para el turista extranjero que ha llegado a una ciudad que no conoce.

Como fuera el caso en Salvador, nos encontramos con una encargada con la mayor voluntad del mundo en ayudar, y nos acaba dando un folleto bien bonito con los atractivos de Brasilia que contiene un mapa minúsculo de escasa utilidad si no se tiene una lupa a mano. Pero solo por el folleto ya nos sentimos felices. Un folleto de esos que no se encuentra todos los días en Brasil, con una descripción de los atractivos turísticos de la ciudad, con la dirección, el horario de funcionamiento y otras informaciones prácticas.

Aprovechando la simpatía hacemos varias preguntas sobre lugares que se pueden visitar durante el fin de semana que vamos a estar en la capital.

– El domingo vais a poder visitar el Palácio do Planalto (la sede del ejecutivo brasileño).

La ilusión nos dura hasta un par de horas después cuando nos acercamos a la Praça dos Três Poderes y vemos un Palácio que parece haber sufrido una combinación de terremoto con atentado con bomba. Ahora me acuerdo, lo vi en las noticias, el Planalto está pasando por una gran reforma y va a estar cerrado a las visitas durante muchos meses. Es difícil conseguir información y cuando se logra, no siempre está a la altura de lo que se espera.

Eso sí, las autoridades de turismo de todas las ciudades citadas en esta entrada tienen la desfachatez de incluir de forma subrepticia una “taxa turística” en las facturas de los hoteles. Esa taxa supuestamente sirve para que el propio turista financie de su bolsillo la divulgación del destino que está visitando. Así, como suena, al turista no se le da nada pero él tiene que ayudar a financiar el “nada” que se le va a dar a futuros turistas.

——————————-
AMPARO AL TURISTA, EL GRAN DESAFÍO

Si el trabajo realizado por la Embratur para promover Brasil como destino turístico en el extranjero no tiene una continuidad dentro de Brasil (tarea esta responsabilidad de Ministerio de Turismo y las autoridades de los estados), buena parte del esfuerzo realizado habrá servido para poco.

La deficiente información turística es una constante. En De viaje a Brasil hemos asumido con reticencias la tarea de dar información que si estuviéramos informando sobre otro país con una infraestructura turística más desarrollada sería proporcionada directamente por las autoridades. Mapas, informaciones sobre desplazamientos y transporte público, otra serie de informaciones objetivas. Sería mucho más fácil dar un enlace directo a la página correspondiente de la autoridad de turismo del destino abordado. Pero como en la mayoría de los casos esa información no existe, tenemos que salir a buscarla por nuestra cuenta –en una tarea que hasta el día de hoy no ha contado con el más mínimo apoyo institucional–. En cierta forma es una situación interesante, porque garantiza que las voces independientes tengamos un peso proporcionalmente mucho mayor que el discurso institucional. Pero nos parece que una colaboración con las instituciones rendiría resultados mucho más fructíferos para la promoción turística de Brasil en el extranjero.

Puede que el turista que viene a Brasil en viajes organizados no sienta tanto el desamparo institucional, pero el viajero independiente se ve obligado a contemplar un viaje a Brasil como una aventura a lo desconocido. En cualquier caso, estoy de acuerdo con Ricardo Freire, por estas y otras razones, el turista extranjero en Brasil debería ser tratado como un héroe. Ojalá que alguna institución me haga cambiar en un futuro no muy lejano de opinión.

——————————
ENTRADAS RELACIONADAS:
carta abierta a la Embratur
dos preguntas para los lectores del blog

Suscribirme al contenido del blog por email.
Seguir a De viaje a Brasil en Twitter.
Seguir a De viaje a Brasil en Facebook.

Etiquetas:

Categoría: muy brasileño

Comentarios (16)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Diego says:

    Hola Tony.
    Entiendo que la mayoría de la gente se desespere ante esta más que habitual situación. Desde luego que un pais tan turístico como Brasil no se puede permitir este tipo de cosas si quiere escalar puestos en el ranking mundial de destinos más visitados. Pero como tú bien dices (aunque sea de manera sarcática) sin estas cosas Brasil no sería Brasil. Aunque parezca una locura, a mi, el dia que estas cosas no ocurran me faltará algo

  2. Tony says:

    Diego, la promoción turística de Brasil tiene tanto, pero tanto de política, que no consigo no ser sarcástico… no tiene sentido hablar de eso en el blog, pero sería interesante explicar el papel que desempeña el Ministério do Turismo en Brasil como herramienta para la compraventa de favores de los aliados políticos del gobierno. Luego ves que están construyendo la casa por el tejado y te quedan dos opciones, o reírte o llorar. Estoy de acuerdo contigo, si fuera diferente Brasil no sería Brasil. Tan solo me molesta el discurso que pretende hacernos creer que en turismo Brasil es algo que realmente no es. ¡Un abrazo!

  3. Maite Gorria says:

    Tony,
    No tendrás un mapa decente y en su momento no te haría mucha gracia pero me lo he pasado muy bien leyendo tus “aventuras”. Por aquí también hay algunas oficinas que ponen 0,0 de interés en informar al viajero.Genial para terminar un lunes.

  4. Tony says:

    Hola Maite, sí, tienes razón. Por no hablar de la antipatía, la atención al turista más antipática de toda mi vida la recibí en la oficina de turismo de la estación de Irún, para grabarlo en vídeo, vamos. En Brasil por lo menos, y con algunas excepciones, el trato es siempre cordial. El problema es de preparación y de infraestructura. No hay nada con lo que trabajar. Así va a ser difícil doblar el número de turistas extranjeros como quieren las autoridades. Un abrazo.

  5. Tony, cuando hice mi maestría en Turismo (en España) nadie podía creerme cuando yo decía que Brasil recibe al año más o menos 4 millones de turistas. (Mientras las Islas Canarias – solas – reciben alrededor de 10 millones). Uno de mis compañeros de clase (un danés) me dijo que estuvo en Manaos y no pudo alquilar un coche porque ninguna de las persona que lo atendieron sabía hablar inglés. ¿Te lo puedes creer? Como has dicho, dos problemas: la (falta de) infraestructura y mano-de-obra sin calificación nos impiden de subir nuevos escalones en los rankings mundiales de turismo. Bueno, ¡hagamos nuestra parte! Nuestros sitios web han colaborado. =)

    • Tony says:

      Es interesante porque la estrategia de las autoridades durante el último par de años ha sido centrarse en el dinero que traen los turistas escondiendo el número de ellos (me imagino que para camuflar la realidad de una participación pifia de Brasil en el turismo mundial). No sé si con la estrategia de desarrollar mercados muy específicos y de alto poder adquisitivo (golf, turismo náutico) dejando abandonados a los viajeros independientes van a conseguir doblar el número de turistas en la próxima década. Muchas cosas tienen que cambiar y mejorar. Lo que he visto hasta ahora no me emociona demasiado. También espero que algún día se den cuenta del papel que representamos los pocos blogueros que estamos escribiendo sobre viajes a Brasil en español, hasta la fecha nos han ignorado por completo. ¡Un abrazo!

  6. Carmen says:

    Tony,
    Brasil cuenta con la información vía blog más interesante que he visto.

    Sabes muy bien que en nuestro país le ha costado muchos, muchos años tratar un poco bien al turista y eso que somos unos de los países que más turistas reciben al año. Además, aquí en muchos lugares de información al turista, bastantes personas que trabajan en ellas deberían hacer algún cursillo sobre empatía o de cómo generar simpatía, aunque sea sólo con una simple sonrisa.
    Carmen

  7. Carmen says:

    Uf! no se entiende nada de lo que quise decir en mi comentario anterior, pero espero que, aunque fatal redactado, se entienda algo. La idea central es que en muchas oficinas de información turística en España, el personal que trabaja en ellas pueden tener idiomas, trípticos y folletos, pero no saben ser amables y muchas veces hasta pueden parecer antipáticos e impacientes.
    Perdona, Tony. Es que me he liado.

  8. Tony says:

    Carmen, ¡sin duda lo ideal sería encontrar amabilidad y eficacia! Pero puestos a elegir una de las dos, me quedo con la eficacia. Amabilidad sin mapas es lo que me encuentro en Brasil y sinceramente sirve de muy poco. En España, siempre me he encontrado mapas, a veces amabilidad, y a veces antipatía (¡qué rabia me da esto!). Un abrazo.

  9. marta says:

    Hola Tony.
    Francamente debo decir que he podido reirme de tus desgracias.
    No lo tomes a mal, pero es que soy brasileña pero hace 20 años que vivo en españa. Con lo cual , que se me habían olvidado esas “coisas do Brasil” . Es muy vergonsozo, la verdad. Tanta burocrácia, impuestos, dificultades y frustaciones que pueden llegar a causar la risa. Porque hay veces que no te lo puedes ni creer que sea cierto lo que te puedes encontrar. Mira que te cuento un maravilloso ejemplo:
    necesité enviar un documento a Brasil, solamente se podia gestionar desde el consulado general en barcelona. no consigues ninguna información telefonica que te pueda indicar un abogado de leyes del pais, ni tampoco niguna otra que tengas que hablarle directamente a una persona. escucha si quieres la publicidad de su pagina web y enchufate si puedes. Una vez en la página, tampoco connsigues la información necesária, entras en todos los enlaces y te das por aludido cuando despues de cansarte la vista durante un rato largo, te enteras de que todo ha sido para que al final, te tengas que plantar en el consulado, en Barcelona sea como sea. Te preparas el viaje, gastas un dinero que no siempre quisieras gastarte, llegas alli y te encuentras que abren a las 9 y cierran a las dos. funcionan para todo el país, la multitud que se aglomera es imprecionante, coges un nº, y con suerte serás atendido. cuando te atienden, tienes que tienes que dejar lo que haces a médias porque te mandan a hacer fotocópias, fotografias, pagar taxas etc… vuelves y esperas otra vez. al fin cuando están casi echandote, ruegas encarecidamente que te lo teminen porque urge muchisimo el documento, vienes de otra ciudad y te has pegado un viajón, no tienes como quedarte en barcelona porque has comprado un billete para el tren de la noche , etc etc etc… deciden hacerte el favor de prepararte el documento ,pero no sin advertir que esto no se repita! Te vás, envias rapidamente el documento a brasil,tranquilo de haberte quitado un problema de encima, porque supuestamente es válido por 2 AÑOS. Sin embargo, derrepente te encuentras con un escandalo familiar, porque no pueden seguir gestionando las susodichas questiones legales porque el documento una vez entrado en território nacional, es válido por un período de 6 MESES!!!!!!!!!

    QUE? COMO TE HA QUEDADO EL CUERPO?

  10. Tony says:

    Marta, la mera mención de las palabras “consulado brasileño” me pone la carne de gallina. Como tantos otros, yo también he sido víctima de su (des)atención y maltrato al ciudadano. Faltó poco para que contratáramos un abogado para procesarlos por negligencia. La próxima vez que los medios de comunicación se escandalicen con el trato a los brasileños en Barajas, podrían aprovechar para hacer un reportaje sobre cómo trata el propio estado brasileño a sus ciudadanos en el extranjero. Por lo que sé, uno de los consulados brasileños en Italia no se diferencia mucho en su manera de trabajar de los que hay en España. ¡Un abrazo!

  11. Papá Noel says:

    Tony
    Cual es tu direcion para enviar mapa rodoviario de la oficina de turismo de Rio Grande do Sul? Es gratis!

    • Tony says:

      ¡Qué bien que ha llegado Papá Noel al blog! Muchas gracias por tu oferta. En realidad no quiero nada para mí y sí para mis lectores por lo que se me ocurre que si me das la página web y una dirección de contacto para solicitar el mapa puedo hacer una entrada en el blog comunicando esa información.
      Criticamos lo que vemos que no está siendo hecho bien en lo que respecta al apoyo al turista; pero nos gusta mucho más elogiar las iniciativas que funcionan. Un saludo.

  12. Papá Noel says:

    Holá
    Mira que la oficina de turismo de Rio Grande do Sul tiene mapas. Sus cotas de pressupuestos para coreo se quedaran finitas con los pedidos del sitio Amostra Gratis.
    Geralmente hay mapas en sus centros de informaciones turisticas en las fronteras con Argentina y Uruguay.
    http://www.amostrasebrindesgratis.com/2009/09/materias-turisticos-do-rio-grande-do.html
    Ayuda para lectores.
    El mapa esta en http://www.turismo.rs.gov.br, en Como Chegar:
    http://www.turismo.rs.gov.br/portal/index.php?q=comochegar&cod=4&tp=14

    Saludo de Papá Noel que esta en su casa de Gramado!

  13. Tony says:

    Muchas gracias por la información y por el dato del mapa, que está muy bien. Puede que no tengáis presupuesto para enviarlo por correo pero por lo menos habéis tenido la inteligencia de ponerlo a disposición de los viajeros en formato PDF, que es algo que poca gente está haciendo a pesar de que hace años que venimos indicando que ese es el camino. Dame unos días y hago una entrada al respecto. Un saludo.

  14. Ana Lucia says:

    Olá

    Muito obrigada por publicar o post com o mapa da SETUR/RS. Maiores informações poderão ser obtidas através do email informacoesrs@turismo.rs.gov.br

    Ana Lucia