destinos: Ouro Preto

26 October 2009 | By | 18 Comentarios More

Ouro Preto, Brasil

Ouro Preto es la joya de la corona de entre todas las Cidades Históricas de Minas Gerais. Declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por el fabuloso patrimonio histórico que contiene, ya ha entrado varias veces en la lista roja de la Unesco por el estado precario de conservación de sus joyas arquitectónicas.

———————————————————————–
1. CÓMO LLEGAR:

En autobús.

  • desde Belo Horizonte: la empresa Pássaro Verde tiene un autobús cada hora de Belo Horizonte a Ouro Preto. En su página web se pueden consultar precios y horarios actualizados. El viaje tarda 1 hora y 45 minutos.
  • desde Río de Janeiro: la empresa Util viaja a Ouro Preto desde Río de Janeiro. En su página web se pueden consultar precios y horarios actualizados. El viaje es nocturno y tarda aproximadamente 8 horas.
  • desde São Paulo: la empresa Util también viaja a Ouro Preto desde São Paulo. El viaje tarda aproximadamente 12 horas. También hace ese recorrido la Vale do Ouro, que no tiene ninguna información útil en su página web.

En vehículo particular. Se puede llegar a partir de Belo Horizonte, São Paulo o Río de Janeiro. Se aconseja redoblar los cuidados en las peligrosísimas carreteras de Minas Gerais, que tienen el triste honor de figurar entre las vías con mayor índice de siniestrabilidad de todo Brasil.

En avión. No existe aeropuerto en Ouro Preto. Los aeropuertos más cercanos son los de Belo Horizonte.

———————————————————————–
2. CUÁNDO IR:

En Ouro Preto llueve bastante de noviembre a marzo. Entre abril y octubre las precipitaciones son escasísimas. En los meses de junio, julio y agosto el termómetro puede caer hasta los 10 grados por la noche, por lo que se aconseja viajar con alguna ropa de abrigo.

Si se va a acudir a Ouro Preto durante el carnaval, Semana Santa, Corpus Christi o el festivo / feriado del 7 de septiembre conviene reservar el alojamiento con mucha antecedencia, ya que son dos fechas en las que se concentran muchísimos visitantes en la ciudad.

Ouro Preto, Brasil

———————————————————————–
3. CUIDADO CON:

Las calles empinadas y con pavimento irregular, llevad buen calzado. Atención permanente al tráfico para evitar ser atropellados. El frío en la sierra en el invierno brasileño. La comida mineira, deliciosa y calórica a partes iguales. Las carreteras de la región, con uno de los mayores índices de siniestrabilidad de Brasil

———————————————————————–
4. LO QUE MÁS NOS GUSTA:

La excepcional colección de arquitectura barroca colonial, la artesanía, la comida.

———————————————————————–
5. LO QUE MENOS NOS GUSTA:

La degradación alarmante del patrimonio artístico. Estuvimos hace seis años, y lo vimos mal. Hemos vuelto ahora y lo hemos visto todavía peor (con algunas excepciones puntuales). El intenso tráfico en el corazón de la ciudad histórica (tráfico que ya ha costado considerables desperfectos a obras de arte irreemplazables).

Ouro Preto, Brasil

———————————————————————–
6. LUGARES FAVORITOS:

La maravillosa iglesia de São Francisco de Assis. El interior fabuloso de la iglesia de Nossa Senhora do Pilar. La vista de la ciudad desde la colina en la que está la iglesia de Santa Efigênia.

———————————————————————–
7. CONSEJOS:

  • para poder disfrutar de Ouro Preto de día y de noche os recomendamos dormir por lo menos una noche en la ciudad.
  • la interminable sucesión de subidas y bajadas (algunas de las cuestas son inclinadísimas) hace que un recorrido por Ouro Preto canse bastante. Por ello hay que tomarse la visita con mucha calma y caminar despacio disfrutando de la ciudad. No está nada mal ir armado de un mapa para orientarse y saber hacia dónde se va.
  • en un pequeño radio en torno a la plaza principal se encuentran algunas de las iglesias más bellas de la ciudad, incluyendo la de São Francisco de Assis y la de Nossa Senhora do Carmo. La iglesia de Nossa Senhora do Pilar, cuyo interior es imperdible, se encuentra en la parte baja de la ciudad, bastante alejada del resto. Si disponéis de transporte propio, vale mucho la pena subir hasta la colina en la que está la iglesia de Santa Efigênia, desde donde se tiene una hermosa vista del centro de la ciudad.
  • además de las iglesias, uno de los tesoros arquitectónicos de Ouro Preto son sus chafarizes (fuentes). Hay once muy importantes, auténticas obras de arte.
  • Ouro Preto es un lugar fantástico para comprar artesanía a muy buen precio. El material más característico del lugar es la pedra-sabão (esteatita), material que veréis por todas partes. Cuanto más os alejéis del centro más bajan los precios, pero al ser estos muy pequeños puede no compensar caminar demasiado para ahorrar muy poco. Delante de la iglesia de São Francisco de Assis hay una plaza en la que se monta una feria de artesanía todos los días, en ella encontraréis una variedad fabulosa de artesanía.
  • junto con la artesanía en esteatita, las piedras preciosas son otra de las compras típicas de Ouro Preto. Tan pronto como os acerquéis a la plaza principal os abordarán los vendedores recomendando esta o aquella tienda. Comprad únicamente si os sentís en condiciones de conseguir evaluar si lo que os están vendiendo es genuino. El topazio imperial es una piedra preciosa que solo se extrae en Ouro Preto.
  • en todo el área central de Ouro Preto hay numerosos restaurantes en los que se puede degustar la tradicional comida mineira (de Minas Gerais).
  • para el que quiera visitar una mina de oro, en la antigua carretera que va de Ouro Preto a Mariana se encuentran las Minas da Passagem, en las cuales los visitantes se adentran en un vagón muy antiguo. Si no disponéis de transporte propio hay un autobús que pasa por delante de la mina, podéis solicitar más información en la Oficina de Turismo de Ouro Preto, que se encuentra en la Praça Tiradentes, la plaza principal de la ciudad.
  • el voltaje en Ouro Preto es de 110 V.
  • la ciudad histórica de Mariana, a escasos 20 kilómetros, es la extensión natural de cualquier visita a Ouro Preto. Se puede llegar hasta ella en autobús o en el Trem da Vale, un tren turístico que une Ouro Preto y Mariana. En su página web se pueden consultar horarios y precios actualizados. Existe la posibilidad de hacer solo la ida (o la vuelta) en tren y utilizar otro medio de transporte para hacer la otra mitad del trayecto.

———————————————————————–
8. SALUD:

Para visitar Ouro Preto no hace falta ninguna vacuna. En las áreas rurales de Minas Gerais se han registrado casos recientes de fiebre amarilla, por lo que no estaría de más tomar la vacuna si se va a visitar la región (10 datos sobre la fiebre amarilla en Brasil).

———————————————————————–
9. ALOJAMIENTO:

En hoteles y pousadas en Ouro Preto tenéis un listado completo de alojamiento en Ouro Preto.

———————————————————————–
10. ENLACES:

Ouro Preto.org es la página oficial de turismo de Ouro Preto. También se pueden consultar otros portales como Ouro Preto e Circuito do Ouro Convention Bureau o Ouro Preto Turismo.

———————————————————————–
11. PRONÓSTICO DEL TIEMPO:

El tiempo en Ouro Preto los próximos 10 días

———————————————————————–
12. CLIMA:
Medias históricas de lluvia y temperatura en Ouro Preto.

———————————————————————–
13. GOOGLE MAPS:
Localización de Ouro Preto. Hemos publicado también un mapa anotado de Ouro Preto.

———————————————————————–
14. ÁLBUM DE FOTOS:

fotos de Ouro Preto.

———————————————————————–
ENTRADAS RELACIONADAS:
Fotos de Ouro Preto
Mapa de Ouro Preto
Página sobre el Patrimonio Cultural de la Humanidad en Brasil
destinos: Cidades Históricas de Minas Gerais
destinos: Mariana
Patrimonio Mundial de la Humanidad

Etiquetas: , ,

Categoría: destinos: Minas Gerais

Comentarios (18)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Javi says:

    Hice, hace poquísimo, un recurrido por las ciudades históricas de Minas Gerais. Partí desde Sao Paulo, en autobús, con la empresa Útil, con un billete ida-vuelta en manos.
    El viaje sí es bastante largo. Por lo que nos comentaban otros viajeros, en carretera se va bien hasta el último cm de la frontera paulistana. Una vez en Minas Gerais, empiezan las sierras, los caminos sinuosos y la mala conservación del sistema viario.
    Se hacen tres paradas a lo largo del viaje. En la última, sentimos que el autobús (aparentemente moderno) mostraba algún fallo mecánico. El conductor, por su parte, ignoraba el hecho de que conducía la vida de casi 50 personas, y tenía intenciones de seguir viaje. Hecho que no ocurrió ya que se lo impidieron los propios pasajeros, temiendo por sus vidas. Llegamos a Sao Joao del Rei con algunas horas de retraso y en el autobús de otra empresa, que, por solidariedad corporativa, nos albergó hasta el destino.
    Al ir desde Sao Joao del Rei hasta Ouro Preto – un trayecto de dos horas y pico -, nuevamente con la Útil, nuevos problemas, aún más gordos: el autobús había llegado 30 min. antes a la estación y no esperó a nadie, ni tampoco al horario correspondiente, por lo que nos dejó a todos tirados de las 2:30 de la madrugada hasta las 6:00, cuando, nuevamente, una pequeña revolución por parte de los viajeros indignados, consiguió que nos llevasen hasta Ouro Branco, un plueblucho – que no, Ouro Preto -. Una vez allá, la empresa nos informó de que ya no podía hacer nada por nadie. Otra revolución – esta vez con amenazas de proceso y la intervención policial – y conseguimos llegar hasta Ouro Preto.
    Para volver, no dudamos en cancelar los billetes de vuelta, ir hasta Belo Horizonte y coger un autobús decente que nos llevara a Sao Paulo. Todo por no montarse en un autobús de Útil.
    La empresa se portó de forma abiertamente negligente y desinteresada por la vida de sus clientes y, para inri, dio suficientes muestras de que no sigue y desconoce por completo el código de consumidor brasileño. Me pregunto qué hubiera pasado con un turista extranjero, que no supiera defenderse en portugués ni para llamar continuamente a la policía como forma de obligar a la empresa a que cumpla sus obligaciones más mínimas.

  2. Javi says:

    Bueno, dicho lo negativo, ahora toca decir un poquito de valoración personal:

    Me gustó mucho Ouro Preto en su conjunto, por lo que representa y por el Barroco luso-brasileño – muy distinto al hispanoamericano -. Creo que en eso la visita a la ciudad se muestra muy interesante a los que vienen de fuera de la cultura lusitana.

    Estoy de acuerdo que algunos monumentos están bastante degradados, principalmente al exterior. Por otro lado, en algunos casos he visto muestras de sensatez, en donde se ha preferido conservar lo máximo y restaurar lo mínimo. Es una concepción muy distinta a la que se suele emplear en España, pero me parece igual de válida porque no se producen falsos históricos (como en Sao Joao del Rei).

    Los museos que más me gustaron fue el de la Inconfidência y el de Aleijadinho. Son muy informativos y de precios ajustados. Recomiendo visitarlos antes de cualquier otro monumento pues ofrecen un excelente panorama del contexto histórico y artístico.

    Algo que no había visto hasta entonces en las ciudades históricas de Brasil, peca por el exceso y la banalización en Ouro Preto: las visitas guiadas. Me enteré de que existen guías especializados, vinculados a la UNESCO, en la ciudad, pero lo realmente asequible a los turistas son los ciudadanos comunes que se hacen de guías. No me parecen mal las iniciativas individuales, pero sí las informaciones que daban. Por ej. a Aleijadinho le pintaban como un genio, a la altura de Bernini y Miguel Ángel. Apenas se hablaba de obras de taller, por encima de la mano de un artista en especial. Además, uno termina la visita sin tenerlo claro qué le distingue Ouro Preto de una ciudad barroca portuguesa de siempre.

    La visita a la Mina de extracción de oro me gustó un montón.

    En definitiva, a los que buscan ahondar sus conocimientos a cerca de la historia de Brasil, Ouro Preto es un destino clave para entender el siglo XVIII.

    😀

  3. Carmen says:

    Tony, te felicito por la foto. Es una imagen muy diferente a todas las que he visto de Ouro Preto.

  4. Tony says:

    Javi, qué aventura para llegar a Ouro Preto. Hoy ha salido una nota diciendo que no sé qué revista ha elegido Brasil como mejor destino de turismo de aventura en el mundo. Razones no les faltan, aunque no siempre sean positivas…

    Sobre el estado de conservación del patrimonio, habiendo podido comparar dos momentos diferentes te puedo asegurar que la diferencia salta a la vista. Yo no sé si utilizan una pintura de la misma calidad que el asfalto (pésima) que a los dos años ya parece como si nada hubiera sido restaurado, pero el hecho es que Ouro Preto recuerda demasiado a Salvador, otro magnífico ejemplo de patrimonio abandonado. No sabía lo de los guías de la Unesco, qué interesante. De los guías locales espontáneos huyo como de la peste, en el 99% de los casos no son más que papagayos que repiten un texto que han aprendido lleno de lugares comunes, datos intrascendentes y mucho color (un poco parecido con los guías de monumentos en España hace 20 años. Seguro que han debido sobrevivir algunos). En Brasil todavía no he visitado un monumento guiado por un licenciado en historia del arte o alguien con un perfil parecido. Creo que te conté que en la visita guiada al edificio de la Estação da Luz en São Paulo la guía confesó que no entendía ni de arte ni de arquitectura. Creo que no hace falta añadir nada más.

    Pero que Ouro Preto es impresionante, eso no se discute.

    Carmen, muchas gracias.

  5. Javi says:

    Jeje, tus dudas, en realidade, son certezas, Tony. Que lo sepa yo – y lo estuve buscando – en Brasil no existe un grado específico en Historia del Arte y los que a ello llegan generalmente se dedican futuramente a otros campos, como el académico o el museologístico. Así, el turismo cultural en Brasil no es más que un reflejo de la dejadez popular acerca de de la conciencia histórica y de la importancia del patrimonio.

    De los guías turísticos, me ocurrían siempre dos opiniones que casi nunca se encontraban, pero las veía igual de válidas: 1- Que son la respuesta natural a la demanda de guías especializados que, si existen, no se dan a conocer.
    2 – Que, pese a todo, no hacen más que repetir textos. En suma, nos cuentan datos, pero no informan nada.

    En España sí la cosa ha mejorado mucho los últimos años, aunque también tengo reservas, que no vienen a cuento en el momento.

    Curiosamente en Tiradentes tuve la oportunidad de escuchar una visita guiada en español, impartido por una española – el acento le denotaba a leguas jeje – a una pareja de argentinos. La mujer se limitaba a indentificarles los santos que presidían los retablos y poco más (para eso están las cartelas). Una tristeza.

    Indiqué la visita al Museo de la Inconfidencia porque allí al menos uno tiene la oportunidad de caminar por entre objetos y monumentos históricos sin molestarse con los guías, así como enterarse un poquito del panorama por su propia cuenta.

  6. Carlos says:

    ¡Hola Tony! Estuve 2 días en Ouro Preto este mes de Julio y quería hacer algún comentario por si podía ser de utilidad para otros viajeros. Lo primero, decir p.q. elegí este destino (no demasiado turístico. Turistas brasileños muchos pero de fuera muy pocos). Me cautivó la foto panorámica del pueblo que habría este destino y luego leyendo la información que dabas me pareció muy interesante. Mis expectativas se vieron cumplidas con creces.
    – Yo viajé en bus desde Belo Horizonte (aquí había llegado en vuelo interno con TAM) y creo recordar que eran 2 horas de trayecto. Una vez acabada mi estancia en Ouro Preto, viaje en bus nocturno hasta Río (salía a las 22:30 horas de O.Preto y llegaba hacia las 5:30 a Río).
    – Alojamiento: Me alojé en Brumas Hostel. Muy recomendable. 60 reales la habitación doble con desayuno (algo escaso). Como albergue que es también tenía habitaciones colectivas. La doble que ocupamos era sencilla pero muy acogedora y con un pequeño baño dentro. Las vistas desde el albergue sobre el pueblo son impresionantes. No está en el mismo centro pero se llega en 15 minutos andando desde la plaza principal (cuando te aprendes bien el camino.
    – El pueblo es precioso. Un pueblo colonial con calles empinadas y empedradas. Para mi tenía mucho encanto. Lleno de iglesias muy bonitas.
    – Recomendamos viajar al pueblo de Mariana que está a unos 15 kms. El viaje en bus es baratísimo. También está la posibilidad de viajar en una vieja locomotora de vapor, pero el precio del trayecto es escandaloso y además cuando estuvimos la estaban revisando yse hacía el trayecto con una locomotora diesel.
    – ¡Ojo! Nuestra estancia coincidió con el Festival de Invierno y había bastante problema con el alojamiento.

  7. pedro de argentina says:

    Tony : es verdad … Ouro Preto es la joya de las Ciudades históricas de Mina Gerais !
    Estuvimos 5 dias, asi k pudimos conocerla en detalle.
    Por sugerencia del taxista k nos llevó de la rodviaria al centro (Plaza Tiradentes)nos alojamos en la Pousada dos Inconfidentes, exactamente frente al Museo de la Inconfidencia Mineira, casi al lado en ángulo. Ubicación óptima, insuperable.
    Esta pousada no figura en internet, es muy pequeña, sólo 3 habitaciones. Atención familiar.
    Estuvimos en la unica habitación k da a la calle, la + grande, con 3 amplisimos ventanales desde los k casi se podia tokar con las manos el Museo …
    Y x tan sólo R 80 la noche con cafe da manha y banheiro privativo !
    Altamente recomendable para aquellos k buscan algo tipico, bien ubicado, sin grandes exigencias ni lujos, y con precios mas k accesibles para los valores de OP.
    Hicimos la excursión de dia completo a Congonhas-San Joa del Rey y Tiradentes.
    Conseguimos un taxista local x R 250 cuando inicialmente nos pedian hasta 500 !
    Y claro … compra obligada de souveniers de todo tipo …

  8. vivi says:

    Hola Pedro¡ sabés como contacterse con la posada …tal vez algun telefono gracias!!!!

  9. Ricardo says:

    Visitar Ouro Preto en Semana Santa tiene sus ventajas y sus contras. Por un lado verán los interiores de las iglesias en todo su esplendor (aunque en determinados días con las imágenes cubiertas) y pletóricas de fieles y turistas que asisten a las celebraciones; y por otro tendrán que sufrir los amontonamientos de gente y vehículos, los exteriores llenos de barandas, cintas de PARE, torres con parlantes y luces, cables, baños químicos y mucha basura generada por tantos turistas.
    Llegué por la mañana del Jueves Santo desde BH en bus de Pássaro Verde (R$ 21.30) y ya en la rodoviaria me dijeron que no quedaba nada de alojamiento en todo OP y que sí podría conseguir en Mariana, por lo que opté por dejar mi escaso equipaje en el guardabultos (R$ 6 las 24 hs).
    Toda la ciudad es perfectamente recorrible a pie (estando bien físicamente) y es un festín visual para los que admiramos el barroco americano y en particular, toda la obra del Aleijadinho. Entre la rodoviaria y la iglesia de Santa Efigenia (la más alejada) recorriendo y entrando en todas las demás puede llegar a emplearse unas 6 horas y más. Por R$ 7 pueden conocer el interior de la Iglesia de Sâo Francisco de Assis, el de la Nossa Senhora da Conceiçao y el Museu do Aleijadinho, en las demás la entrada era libre.
    Hay una buena cantidad y variedad de lugares para comer. En lo personal, tuve que hacerlo en un “self-service” frente a la Praça da Sé a R$ 15 p/p (estaba todo lleno).
    Para los que conocen, les diré que por la espectacularidad del paisaje, el impresionante valor artístico, la joyería artesanal y la gastronomía, OP me hizo acordar mucho a Taxco en México, pero superándola ampliamente.
    Al anochecer, me tomé un bus de Transcotta hacia Mariana (pasan casa 40’ y cuesta R$ 2.40) donde enseguida conseguí alojamiento en el hotel Müller y volví al otro día en el tren de las 14.00 por R$ 22.
    Visité el Museu da Inconfidencia (R$ 6) y al atardecer presencié una “escenificación” muy particular del martirio de Cristo frente a la Iglesia de Sâo Francisco de Assis.
    A la noche me fui hacia Congonhas (siguiendo los pasos del Aleijadinho), tomando un bus de Vale do Ouro hasta Ouro Branco (R$ 9.50) y de allí uno de Viação Comercio y Lubrificantes hasta mi destino por R$ 4.30.

  10. Adriana says:

    Buenos días Tony! excelente tu blog de viajes, siempre lo consulto!

    Quisiera saber cómo se puede unir este viaje(Ouro Preto / Cidades Historicas) con alguna otra región turística brasileña, ya que dispongo de 2 o 3 semanas de vacaciones en enero. Sé que la clásica sería hacerlo junto a Río (porque tendría pensado terminar el paseo en Paraty), pero como ya conozco me gustaría saber si hay algún otro destino que sea fácilmente adosable a este.

    Muchas gracias! 🙂

    • Tony says:

      Adriana, no dices qué buscas por lo que es difícil orientarte. Río sería un destino playero, lleno de gente pero su costa tiene algunas de las mejores playas de Brasil. Saliendo de Belo Horizonte en avión se te abre un amplio abanico de posibilidades que, como digo, dependerán mucho de lo que busques. Salvador y sus playas si quieres más historia y playas bonitas. Tres días en Brasilia para conocer la capital. Una vuelta por el sur con Curitiba y Foz de Iguazú. Un saludo.

      • Adriana says:

        Muchas gracias! estaba pensando justamente combinar historia + descanso y playa, pero por lo que ví (y vos mismo me confirmás) para salir de BH hacia otros destinos es necesario el avión. En estos momentos estoy evaluando la posibilidad de hacer Cidades Historicas junto con Salvador, Galinhas (con Recife y Olinda) o más al norte, Natal y Pipa. En cuanto tenga el plan en la mano, te cuento.

        Saludos!

  11. angel maria aguirre barazar says:

    a la atencion de tony says. muy logrado el comentario de ouro preto,
    un vasco que pronto espera conocer, ouro preto. muchas gracias por
    tus comentarios, agur.

  12. Iria says:

    Hola, para los que les guste la arquitectura, recomiendo el grande hotel de ouro Preto, diseñado por Óscar niemeyer, todo un lujo poder alojares en un hotel diseñado por el. Nos dieron la habitación dúplex, con una terraza estupenda y los desayunos buenísimos.
    No os perdáis la casa dos contos. Preciosa por dentro. Mucha información histórica, y los que trabajan alli muy informados y dispuestos a contestar cuLquier pregunta, y además uno de los pocos sitios de la ciudad con entrada gratuita.
    Respecto al estado de conservación, tuvimos poco tiempo, y sólo visitamos la calles e iglesias más céntricas, pero las encontramos, al contrario de lo que opina Tony, muy bien conservadas.
    Para los que conocéis portugal os dará la sensación de estar en este país. Nosotros que vivimos cerca de Portugal y vamos a menudo, en ouro Preto nos sentíamos como cerca de casa.

  13. lola says:

    hola,soy colombiana voy para minas gerais en junio inicio mi recorrido en belo horizonte, quisiera saber si existe la posibilidad de ir llegando a rio de janeiro por trayectos, es decir de ouro preto hacer e circuito de mariana y los mas cercanos, luego ir a tiradentes y sao joao del rei y de alli hasta rio de janeiro sin tener que retornar a belo horizonte, cuento con 4 dias.gracias

Deja un comentario