10 datos sobre el dengue en Brasil

11 February 2008 | By | 65 Comentarios More

1. El dengue es una de las mayores amenazas a la salud de los que viven en Brasil y de los que lo visitan.

La forma hemorrágica del dengue es una enfermedad grave que puede provocar la muerte.

2. El dengue está presente en casi todo Brasil.

Al contrario de lo que ocurre con la fiebre amarilla, el dengue está presente tanto en el medio rural como en el urbano. En muchos lugares lo hace en forma de epidemia. En el periodo de enero a noviembre de 2007 se registraron 536.519 casos de dengue en el país. En el total de 2007 hubo 1.541 casos de dengue hemorrágica, con 158 muertes. El combate al dengue tropieza con la precaria situación de higiene y saneamiento en gran parte del país, la insuficiencia de recursos puestos a disposición por las autoridades a todos los niveles, y con la actitud de parte de la población. Según una encuesta reciente, el 91% de las personas saben qué hacer para combatir el mosquito del dengue, pero el 55% no lo hacen porque sus vecinos tampoco lo hacen.

3. La incidencia de casos de dengue coincide con el ciclo de las lluvias.

Con las lluvias y las altas temperaturas aumenta la actividad del mosquito que transmite la enfermedad. El 86% de los casos registrados en 2007 ocurrieron entre enero y mayo.

Google tiene una herramienta que permite rastrear la evolución del dengue en Brasil a partir de un análisis de las menciones sobre el tema (análisis que ha probado ser bastante confiable). Puede ser consultada aquí: Evolución del dengue en Brasil.

4. No hay vacuna contra el dengue.

La única prevención contra el contagio es evitar que te pique el mosquito que transmite la enfermedad. Para ello hay que usar repelente contra insectos, incluso sobre la ropa. Se recomienda usar camisetas de manga larga y pantalones largos. Para los que viajan a Brasil en coche, especialmente desde el Cono Sur, conviene también aplicar insecticida de acción residual en los vehículos antes de ir y volver.

5. El dengue se contagia a través de la picadura del mosquito Aedes Aegypti.

La lucha contra el dengue es sinónimo de la lucha contra el mosquito. El mosquito adulto es de mediano tamaño, de color oscuro, con manchas de escamas de color blanco-plateada en los costados y en la parte dorsal superior del tórax formando un dibujo en forma de lira. Tiene las patas con anillos blancos. Se encuentra dentro de las casas o en sus inmediaciones, y busca agua limpia para depositar sus huevos.

6. Una persona con dengue no puede contagiar la enfermedad a una persona sana.

7. Hay 4 tipos de virus del dengue: 1, 2, 3, 4. En Brasil no existe el tipo 4. No obstante, los especialistas temen que la llegada del tipo 4 sea cuestión de tiempo (actualización: el tipo 4 ya ha aparecido en varias partes de Brasil, incluyendo Río de Janeiro).

8. El dengue en Brasil se presenta principalmente de dos formas diferentes: la clásica y la hemorrágica.

En media, los síntomas suelen tardar en aparecer entre 5 y 6 días después de haber sido picado por el mosquito.

Los síntomas del dengue clásico son fiebre alta (39° a 40°C); fuerte dolor de cabeza; dolor en la parte trasera de los ojos, que se intensifica con el movimiento de los mismos; pérdida de apetito; manchas y erupciones en la piel parecidas a las del sarampión, principalmente en el tórax y los miembros superiores; mareo; náuseas; cansancio extremo; malestar general; dolor muscular y en las articulaciones.

Inicialmente, los síntomas del dengue hemorrágico son los mismos que los del dengue clásico. Después del tercer o cuarto día de evolución de la enfermedad, empiezan a aparecer hemorragias nasales, en la encía, urinarias, gastrointestinales o uterinas. Si la enfermedad no es tratada rápidamente puede ocasionar la muerte del paciente.

Si se presentan los síntomas, hay que acudir de inmediato a un hospital o centro de salud.

9. No hay un tratamiento específico para el dengue clásico.
El médico tratará los síntomas con analgésicos y antitérmicos. Se debe evitar utilizar aspirinas, que pueden favorecer el aparecimiento de hemorragias. Es importante también que el paciente se quede en reposo y beba mucho líquido.

En cuanto al dengue hemorrágico, los pacientes deben ser observados cuidadosamente para identificar los primeros síntomas de shock, como la caída de la presión sanguínea. El periodo crítico ocurre durante la transición de la fase de fiebre a la fase sin fiebre, generalmente tres días después de haber contraído la enfermedad. La persona deja de tener fiebre lo que le lleva a pensar que está mejorando – el cuadro clínico empeora rápidamente -.

10. Se puede contraer dos veces el dengue (aunque nunca será el mismo tipo de los cuatro que se conocen). De hecho, quien ha contraído ya el dengue debe tomar precauciones especiales, puesto que el dengue hemorrágico es casi patrimonio exclusivo de aquellos que ya habían contraído el dengue anteriormente.

—————— PARA EL QUE QUIERA SABER MÁS: ——————

La página del Centers for Disease Control and Prevention del gobierno estadounidense contiene material informativo en castellano sobre el dengue: Información para el Viajero.

Combate a Dengue es la página del Ministério da Saúde brasileño con información completa sobre la enfermedad y su realidad en el país. Solo está en portugués, pero se entiende con relativa facilidad. Dada la magnitud epidémica del problema, y el hecho de que el dengue no discrimine entre residentes y visitantes, uno habría esperado una actitud más proactiva por parte de las autoridades brasileñas a la hora de informar a los extranjeros que llegan a Brasil. En el Portal Brasileiro do Turismo, del gobierno brasileño, en el que se informa sobre la necesidad de vacunarse contra la fiebre amarilla, no existe una única mención al dengue. Como consecuencia, y por citar un ejemplo entre cientos posibles, un turista extranjero que hubiera visitado Ubatuba en el otoño del año pasado no tendría cómo haberse enterado de la epidemia que afectaba al municipio y mucho menos del alerta dado por las autoridades sanitarias de São Paulo capital para que los turistas evitaran viajar a la zona hasta que la situación no se normalizase.

Uno se pregunta por las razones de este silencio y llega inevitablemente a la conclusión de que se desea evitar a toda costa asociar otro aspecto negativo más a un país que tiene la imagen de destino idílico bastante manchada (violencia, infraestructuras penosas, caos aéreo, falta de información turística). Si un bloguero sin apoyo financiero y con la colaboración desinteresada de un médico consiguen montar un texto básico cómo éste, cuesta entender que un gobierno no consiga hacer un esfuerzo similar con un alcance mucho mayor.

Para el que quiera saber un poco más, dos entrevistas con el médico cubano Alfredo Espinosa Brito, especialista en dengue y fiebre amarilla: Dengue: ¿Qué puede enseñarnos Cuba? y Brasil: ¿Qué deben hacer los Argentinos que viajan?, que aborda el dengue y la fiebre amarilla, dos enfermedades que muchas veces caminan de la mano.

Esta entrada es de elaboración propia de De Viaje a Brasil y ha contado con la supervisión médica del doctor Gustavo R. Bonzón, al que le estamos muy agradecidos por su colaboración. Los errores de este texto son responsabilidad única del blog.

VER TAMBIÉN EN ESTE BLOG:
10 datos sobre la fiebre amarilla en Brasil
Epidemia de dengue en Río
Dengue en Natal
gripe porcina / A (H1N1) en Brasil

Etiquetas:

Categoría: salud

Comentarios (65)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Rosario says:

    Gracias Tony!

    Sabía lo del DEET, sólo quería ver si conocías alguna marca en especial

    gracias

    Rosario

  2. Edgardo says:

    Tenés idea cómo estará la zona de Florianopolis, o cómo es habitualmente respecto a la aparición de casos de dengue?

  3. Tony says:

    Edgardo, la situación cambia de un año a otro. La incidencia de dengue en Florianópolis es mucho menor que en otras regiones de Brasil.

  4. valerita says:

    tienen datos más actuales de la situación y que se espera para este verano al respecto del dengue ? voy a buzos en febrero. Gracias

    • Tony says:

      El dengue es una enfermedad endémica de Brasil, por lo que lo habitual es que vuelva a aparecer con fuerza el próximo verano. La prevención y la información son las mejores armas.

Deja un comentario