Tropa de Elite y una sociedad violenta

22 January 2008 | By More

Si hasta el día de hoy no había hablado en el blog de cine brasileño es porque no había tenido poderosas razones para hacerlo. Sin querer realizar una generalización injusta, la producción cinematográfica brasileña rara vez llega a sorprender y emocionar como lo hacen algunas joyas que vienen de Argentina, para no ir más lejos. O Ano em Que Meus Pais Saíram de Férias, una de las mejores películas del último par de años, para mí no pasó de ser una producción correcta.

Tropa de Elite

Tropa de Elite, dirigida por José Padilha, la película brasileña más comentada de los últimos tiempos, merece que hablemos de ella, no tanto por sus cualidades cinematográficas, que las tiene, como por todo lo que ha rodeado a la película, desde la distribución a las repercusiones que ha tenido. Gracias a la piratería, sector de la economía en la que los brasileños pueden dar bastantes lecciones al mundo, se calcula que Tropa de Elite había sido vista por tres millones de brasileños antes de que la película fuera estrenada en los cines. La distribuidora no tuvo que gastar un real porque el boca a boca funcionó como pocas veces.

La cinta describe, en primera persona, las andanzas del capitán Nascimento, integrante del BOPE, un cuerpo de élite de las fuerzas de seguridad de Río. Aunque la historia está ambientada en 1997, uno tiene la sensación de que podría estar transcurriendo perfectamente diez años después. La acción describe las acciones e interacciones entre cinco grandes grupos cariocas.

En primer lugar, la Policía Militar de Río de Janeiro [conviene aclarar aquí que el término es un falso amigo; la Policia Militar brasileña se ocupa de los asuntos de los civiles, y no de los militares. Nuestra Policía Militar en Brasil es la Policia do Exército. El corresponsal de El País en Brasil todavía no se ha enterado de esta distinción]. Es, sin duda, la que peor sale parada en la cinta. El retrato que Padilha hace de la Policia Militar carioca, corrupta y truculenta hasta los tuétanos, es de poner los pelos de punta y ayuda a comprender porque mucha gente bienpensante tiene tanto miedo de los narcotraficantes como de las fuerzas de seguridad.

En segundo lugar, el BOPE, batallón de élite de la policía de Río de Janeiro. El concepto de “élite” debe ser entendido en el contexto brasileño. Lo que diferencia al BOPE del resto de cuerpos policiales es que sus integrantes no aceptan sobornos ni de narcotraficantes ni de ninguna otra autoridad. Donde la Policía Militar está en apuros, llega el BOPE al rescate, como si fuera el Séptimo de la Caballería, con su contundente modus operandi: dispara, tortura y mata sin contemplaciones – y sin hacer preguntas -. El 90% de las reseñas brasileñas sobre la película conceden al BOPE el mérito de ser incorruptible. Solo he leído un par de comentarios que cuestionan cómo un cuerpo que se pasa sistemáticamente el ordenamiento jurídico brasileño por la entrepierna puede ser adjetivado como incorruptible.

El tercer y el cuarto grupo son los narcotraficantes y los habitantes de las favelas, actores secundarios que conforman el telón de fondo sobre el cual transcurre la acción.

En quinto lugar, la clase media alta de Río, representada por un grupo de universitarios. Padilha toca este grupo con una superficialidad que en algunos momentos roza lo ridículo. Pero el mensaje es claro, el narcotráfico carioca depende en gran medida de la clase media y alta de la ciudad, consumidora habitual de todo tipo de drogas, blandas y duras. Tal afirmación parece encajar bastante bien con el estudio reciente de la Fundación Getulio Vargas (O estado da juventude: drogas, prisões e acidentes) según el cual el 62% de los usuarios de drogas en Brasil serían de clase alta (el 5,8% de la población) y el 84% serían blancos (53% de la población brasileña). Es una pena que este incisivo recado del director no tenga continuación en al menos un esbozo de reflexión sobre un asunto tan apremiante como es la legalización del consumo de por lo menos algunas drogas. Todas las drogas ilegales que aparecen en la película, especialmente la maconha (marihuana), son demonizadas.

Tropa de Elite

La película ha generado acusaciones de todo tipo, desde ser una apología fascista de la violencia policial hasta de ponerse del lado de los criminales al criticar a la policía. Las credenciales del director, autor de Ônibus 174, un intenso documental en el que el director adopta el punto de vista del desposeído, permiten descartar por completo cualquier intención premeditada de hacer apología de la violencia policial. Lo que no le exime de responsabilidad. Aunque todavía sigo pensando que Padilha pecó de ingenuidad al entregar a la sociedad brasileña Tropa de Élite en la forma que lo hizo, cada día más me aproximo más a la forma de pensar de un amigo que ve negligencia en la actitud del director, que entregó un corderito cebado a una jauría de lobos hambrientos.

Para un europeo (especialmente), acostumbrado a un lenguaje sobre ley y orden y derechos humanos perceptiblemente diferente del que permea la sociedad brasileña, el retrato de la violencia policial extrema (tortura y ejecución) por parte del BOPE, el grupo de élite que protagoniza la película, provoca un profundo malestar y genera una actitud casi automática de rechazo visceral. El problema del director fue haber asumido que el público brasileño iba a reaccionar de la misma forma. Sorprendentemente o no, la realidad es que una parte sustancial de la población brasileña ha jaleado las prácticas del BOPE en su lucha contra la criminalidad, y ha elevado al violento grupo policial a la categoría de héroes. En este carnaval de Río, el disfraz de policía de BOPE (con versión infantil) está siendo un gran éxito. Ahora un politicastro de Río propone que la calavera que simboliza el BOPE se convierta en patrimonio cultural de la ciudad. Por no hablar de las numerosas denuncias surgidas en los últimos meses (algunas de ellas inconstestables) de tortura policial al estilo de la que aparece retratada en la película (no tenemos cómo saber si quien practica ese tipo de tortura ya lo hacía antes de la película o no).

No olvidemos que los brasileños votaron no hace mucho contra el desarme de la población, en una claudicación vergonzosa de Lula ante el poderosísimo lobby de los fabricantes de armamentos. El mensaje era bien claro, armados estamos más seguros. Evidentemente, no todos los que votaron a favor de retener el derecho de ir armado apoyan la violencia policial, pero está claro que para un número preocupante de brasileños, el mejor delincuente es el delincuente muerto. No debe sorprender el dato de que la policía de Río de Janeiro batiera en 2007 el récord de víctimas mortales desde que se contabilizan las personas que mueren en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad: 1.260 muertos a manos de la policía (cifra que no incluye parte de la contabilidad de comisarías que no están informatizadas – Sob Cabral, nº de mortos pela polícia do Rio bate recorde). Conviene que os detengáis un momento a reflexionar sobre la cifra. Sí, la policía de Río de Janeiro, solo la de Río de Janeiro, mató a por lo menos 1.260 personas en 2007.

Creo que, a mi entender, esta es la principal crítica que se le debe hacer al director. Al dejar que el capitán del BOPE cuente la historia, evitando una toma de postura explícita, el director estaba entregando en manos de aquella parte de la sociedad brasileña que cree firmemente en la violencia como forma de acabar con la violencia un nuevo héroe para su panteón.

[Actualización: Tropa de Élite ha ganado el Oso de Oro a la mejor película en el Festival de Cine de Berlín, lo que no hace sino confirmar mi teoría de que una cabeza bienpensante europea no llega a entender las trampas y los problemas planteados por la película en el contexto brasileño]

[Actualización 2: como nos informa un lector (gracias, Pedro) en la caja de comentarios, Tropa de Élite ya tiene fecha de estreno en España (el 18 de julio) y también página web en español]

Etiquetas:

Categoría: noticias

Comentarios (14)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Javi says:

    Hola, Tony.

    Todavía no he visto Tropa de Élite así que el 90% de tu post de momento no lo podré comentar. Sin embargo, como un enamorado del cine que soy (como muchos millones de personas más, nada especial…), la afirmación del primer párrafo sí acabó por ser injusta. El cine argentino, así como el chileno o el uruguayo, dentro de lo que tengo entendido y visto tiende al sentimental por encima del social; el caso del cine brasileño es precisamente lo contrario, un buen ejemplo es la creciente – y aplastante – cantidad de documentales o pseudo-documentales que se hacen en Brasil dejando a la ficción un espacio ínfimo.

    De lo poco que se hace de ficción destaco Abril Despedaçado, Madame Sata, O céu de Suely, Narradores de Javé, Lavoura Arcaica y O invasor.
    De los documentales la lista es más larga, pero me limito a indicarte cualquier obra de Eduardo Coutinho, Joao Moreira Salles. El documental que más me gusta es Janela da alma.
    La figura más grande del cine brasileño es, sin lugar a dudas, Glauber Rocha. No hay obra mejor que Terra em Transe para explicar qué cojones pasa en Brasil o en cualquier país de Latinoamérica como se hace en esta película. Muchas escenas, de lo gráficas que son, me ahorran horas de explicación.

    Bueno, Tony, espero que el pequeño listado no te parezca un rollo. Y que conozcas de antemano muchas de las pelís que cito más me agradará.

    Me encantan esas cosas porque en Brasil trabajaba y estudiaba precisamente con el medio audiovisual. Jejejejeje.

    Abrazos

  2. Tony says:

    Gracias, Javi. ¡Es que todas las películas que mencionas son anteriores al blog! Ya te digo, desde que comencé el blog nunca me ha surgido la oportunidad de hablar de cine brasileño. De hecho O Ano em Que Meus Pais… me decepcionó bastante. La próxima vez que veas algo que vale la pena, dame un chivatazo. El problema de los documentales es que su distribución es muy marginal. Pero sí, se están haciendo cosas muy interesantes.

    Ah, discreparemos amigablemente sobre un par de las películas que citas, que me parecieron bastante insufribles.

  3. Javi says:

    Hola, Tony.

    Tranquilo, al fin y al cabo es cuestión de gustos.

    Bien has hecho tú en referirse a “Tropa de Élite” porque estoy seguro que será una de las películas brasileñas de mayor repercusión internacional. En España llegará este año.

    De las que indiqué tan sólo he encontrado en España “Madame Sata”. Todavía no he visto “O ano en que meus pais…” porque no sé, tuve varias y varias oportunidades de verla, pero algo en ella no cuela, no me atrae de nada.

  4. Tony says:

    Hola Javi, en realidad lo has entendido bien, hablo ahora de Tropa de Elite porque es una película que probablemente va a ser distribuida internacionalmente y que aborda temas que pueden ser de interés para los viajeros (violencia en Río, corrupción policial, drogas).

  5. Carmen says:

    Tony,
    La película Tropa de élite ganó, contra todo pronóstico, el Oso de Oro de la Berlinale.

  6. Tony says:

    Gracias, Carmen, no debiste ver que actualizé esa información en la entrada nada más producirse el anuncio.

  7. pedro says:

    Bueno, voy a intentar ser breve, pero creo que podrías actualizar la noticia, ya que (¡por fin!) Tropa de Élite se estrena en España. Sí, el 18 de julio llega a las salas españolas una de las pelis, bajo mi punto de vista, más esperadas. Yo, que desde Ciudad de Dios me he convertido en un auténtico fan de José Padilha, recomiendo que todo el mundo la vea. Espero, Tony, que puedas actualizar la info de esta noticia para que la gente sepa que falta poco para que se pueda ver en España. Vamos, te lo agradecería un montón. Por cierto, pero eso lo dejo en tus manos, no quiero pasar por un spammer, también se puede entrar en la página oficial española, con trailers, fotos y demás. Es brasilelite.com. Pero eso lo dejo en tus manos.
    Un saludo,
    pedro

  8. Tony says:

    Muchas gracias por el chivatazo, Pedro, ya he añadido una nueva actualización al pie de la noticia.

    Solo una pequeña corrección, Padilha no tiene nada que ver com Cidade de Deus, que es de Fernando Meirelles y Kátia Lund.

  9. Mariana says:

    …pero el cine brasilero también hace buena ficción; A Dona da Historia, Casa de Areia, Saneamiento Básico, Quase dois irmaos…

    Saludos

  10. pedro says:

    muchas gracias! Y perdón por el patinazo… te juro que estaba convencido que Cidade de Deus era de Padilha. cosas de la vida, supongo!

  11. real says:

    esta pagina es para comentar tropa de elite o que ?, deberia de haber un moderador en esto, se ve ke le falta mucho a esta pagina, bueno entre a comentar sobre la pelicula porque la acabo de ver, y me parecio muy buena, asi de clara es la verdad, el personaje principal se lleva los aplausos, la muerte de un niño por culpa del narcotrafico de verdad tienen bastante que ver los consumidores que se apostran a criticar y opinar sobre temas sociales, cuando no se dan cuenta de esta verdad o se hacen los ciegos

  12. Tony says:

    El hecho de que después de leer este blog y sus comentarios te parezca que no hay moderador por aquí revela una grave incapacidad lectora. Poco puedo hacer al respecto.