Arraial d’Ajuda 2007: delito ambiental

14 August 2007 | By More

En varias ocasiones he citado la frase del intelectual que decía que en Brasil bastaba salir a la calle para toparse con el hecho sociológico. Con el delito ambiental ocurre tres cuartos de lo mismo. Dondequiera que vayas, sea de vacaciones o no, te vas a encontrar con agresiones del hombre al medio ambiente. Es interesante porque el pisoteo de la naturaleza es una de las pocas actividades perpetradas por todas las clases sociales por igual, en un país tan clasista como Brasil.

Las agresiones a nivel macro están en las páginas de los periódicos (hace bien poco, por ejemplo, comenzaron las obras del infame proyecto de trasvase del río San Francisco). Las agresiones a nivel micro las presenciamos en nuestro cotidiano del cual los viajes forman una parte esencial. Como somos viajeros sin ninguna vinculación con la industria del turismo, la libertad de la que disfrutamos a la hora de contar lo que vemos en nuestros viajes se asemeja bastante poco a las restricciones bajo las que escribe el articulista de la revista de viajes – Jorge Gobbi tiene dos excelentes y densos artículos al respecto: Turismo y conflicto, o las clasificaciones periodísticas I y II -. Esta entrada del blog sirve de contrapunto a la narrativa aparentemente neutra de las revistas de viajes e iniciativas pseudo-2.0 del sector en Brasil.

Al no tener que rendir cuentas a otros, y de la misma forma que no nos cansamos de alabar las bellezas naturales y humanas de Brasil, no se nos caen los anillos a la hora de criticar aquellos aspectos más negativos que nos encontramos a nuestro paso. Para alguien que viene de un país (España) donde hemos arrasado la inmensa mayoría de la costa y metido al Mediterráneo en la UVI, contemplar ese fenómeno en marcha en otro país con bellezas naturales sobresalientes causa un especial dolor.

La primera agresión, la que más salta a la vista, es la imparable usurpación de las playas brasileñas (espacio público) por las mansiones de las élites (intereses privados) con la tolerancia, cuando no connivencia, de las autoridades (que en Brasil de una forma impactante, ejercen sin mucha vergüenza su función de defensoras de los privilegios de esas élites). Yendo, por ejemplo, de Arraial d’Ajuda a la ponta do Apagafogo, se atraviesa una sucesión de playas en las que lo que antaño era espacio de todos se ha convertido ahora en un muro interminable que en muchos casos ha acabado con la playa. No sólo han acabado con la playa, resulta casi imposible acceder a pie desde la playa a la carretera que discurre paralela a ella.

Arraial d'Ajuda

Conversando con los locales uno va descubriendo que tal mansión es de uno de los dueños de tal banco, y que tal otra es del dueño de aquella grande empresa. Ah, y la mansión más reciente es del antiguo Secretario de Turismo del ayuntamiento vecino. La guinda la pone el Arraial d’Ajuda Eco Resort, que me imagino cree haber limpiado su imagen de apisonadora ambiental añadiendo el tan conveniente Eco al nombre. Acaba de construir un centro de convenciones plantificado en el medio de una playa.

Es interesante, porque la España del ladrillazo (para el que no esté familiarizado con el término: especulación inmobiliaria y enriquecimiento salvaje) va a realizar su propia contribución, y si no, vean la urbanización que van a plantificar en la hasta ahora idílica playa de Taípe, con campo de golf de 18 hoyos, hotel de cinco estrellas, y 400 chalets. Disfruten de la vista antes de que llegue el ladrillo:

praia do Taipe, Arraial d'Ajuda

La segunda agresión corresponde a la destrucción del bosque atlántico nativo de la región, y se encuentra ya en fase avanzada de finalización. Queda ya bien poquito bosque por destruir, pero donde la oportunidad surge, no hay que desperdiciarla. Camino de Caraíva veréis un bosque interminable de esa pesadilla ambiental que es el eucalipto (en estos momentos hay una poderosa campaña de publicidad en Brasil intentando convencernos de las bondades ecológicas del eucalipto).

La tercera agresión es menos visible y está ocurriendo en el mar. Bajaos a la playa de Parracho por la mañana, con la marea baja, y veréis lo que es una intensa actividad predatoria a baja escala, con decenas de personas arrastrando redes para capturar minúsculos peces, moluscos, y todo lo que encuentren a su paso:

Arraial d'Ajuda

Esta es la actividad visible. La invisible ocurre sobre los pesqueros, que burlan las prohibiciones de faenar durante la época de reproducción para realizar capturas predatorias de especies como las gambas. Recientemente hubo una aprehensión en Porto Seguro de toneladas de langostas pescadas durante la veda. Bien más al sur, nos contaban descontraídamente que en la región se continuaba pescando gambas “porque aquí no llegan los inspectores”.

Nos resulta difícil volver de viaje y no hablar sobre la parte más sórdida de lo que hemos visto. Claro que preferimos contar primero lo positivo, al fin y al cabo nadie sale de vacaciones para sufrir, pero no conseguimos mirar hacia el otro lado y pretender que nada de lo que hemos contado en esta entrada existe. En un folleto del gobierno brasileño que recogí durante el viaje se exalta el país como modelo de preservación ambiental y destino idílico para el ecoturismo. Me pregunto a quién piensan que van a engañar.

——————————
ENTRADAS RELACIONADAS:
destinos: Arraial d’Ajuda

Suscribirme al contenido del blog por email.
Seguir a De viaje a Brasil en Twitter.
Seguir a De viaje a Brasil en Facebook.

Etiquetas: ,

Categoría: denuncia, destinos: Bahía

Comentarios (7)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Gloria says:

    Muy interesante la entrada. Felicidades.
    Especialmente, me ha tocado la fibra sensible el futuro que dices que le espera a la preciosa playa de la foto (Taípe). Es una vergüenza, la depredación de las constructoras españolas no tiene límite, ¡como si no hubieran tenido suficiente con lo que han arrasado ya en el Mediterráneo!
    Y, por supuesto, no falta el toque hispano-cutre: los odiosos campos de golf. No me lo puedo creer…

  2. Tony says:

    Qué angustia, ¿no?, Gloria, parece que no hay donde escapar. Vayas donde vayas, allí te encuentras a los constructores. Claro que en Brasil también te encuentras a los madereros, los terratenientes, los que tienen esclavos, una fauna bastante asquerosa.

  3. Gloria says:

    Uf, menos mal que también está lleno de gente maravillosa, sino menudo panorama.
    Por cierto, con respecto a lo que dices de los esclavos, hace poco salió una noticia en El País sobre el tema.
    Un saludo

    Gloria

  4. Tony says:

    Gracias, Gloria, ya había visto la noticia. Lo que El País no cuenta, porque no encaja en su línea editorial, es que el primer día de su primer mandato Lula prometió la confiscación de las tierras de los que tuvieran trabajadores esclavos -noticia que fue dada como hecho consumado por la mayoría de la prensa internacional-; hasta el día de hoy, casi seis años después, ese proyecto no ha sido aprobado, principalmente porque para gobernar el PT de Lula cuenta con el apoyo de sectores que representan a los grandes terratenientes y que no han permitido que ese proyecto salga adelante. Así que ya ves que timo tan escandaloso en un asunto tan básico. Si en un asunto de derechos humanos Lula se compromete con los poderosos, imagina qué no hará cuando se trata de asuntos menores. Acuérdate de esto la próxima vez que oigas hablar de los éxitos del gobierno Lula en su lucha contra la esclavitud.

  5. Gloria says:

    Desde luego, algo anda muy mal en la vida política brasileña cuando Augusto Farias -procesado e inmediatamente puesto en libertad en 2003 por tener alrededor de 100 esclavos en su finca Santa Ana de Pará- ha ocupado recientemente un escaño de diputado en el Congreso Brasileño.

    Sin duda, el panorama que se encontró el PT cuando comenzó su gobierno en 2003, no era el más propicio, sobre todo teniendo en cuenta la gran concentración de poder que se da en individuos tan abominables como el propio A. Farias. Sin embargo, tienes razón en que no hay excusa para que la lacra de la esclavitud continúe años después de una promesa electoral tan elemental como su erradicación.

    Más información (en portugués) sobre el “asunto A. Farias” aquí :

    P.D: Gracias por poner el link en html en el post anterior, no me atreví a ponerlo yo por si no admitía el formato y luego no me lo dejaba cambiar.

  6. Tony says:

    Hola Gloria, aunque este es un blog de viajes la verdad es que mi entrada tiene un contenido de comentario político evidente, por eso quiero responder a tu comentario, especialmente porque veo que te interesa la actualidad brasileña y estás bien informada. La historia de Farias desgraciadamente es el pan nuestro de cada día en estas tierras.

    Hay dos críticas a Lula. Una, predominante en Brasil, de la que me quiero distanciar a toda costa, viene de la gente que ocupó el poder durante décadas y que ahora critican a Lula por no haber resuelto los problemas que ellos crearon. Lula puede haber sido un incompetente, pero los problemas no los creó él, ni mucho menos.

    Mi crítica a Lula es diferente. Mantengo que cuando llegó al poder se quedó deslumbrado con lo que encontró y abrazó con pasión el sistema. Clientelismo, corruptelas generalizadas, renuncia a principios ideológicos, neoliberalismo, política de favorecimiento descarado a los poderosos, todas las políticas de sus antecesores han pasado ahora a ser políticas de Lula también. Es muy curioso ver su gobierno lleno de gente que ocupó ministerios con Fernando Henrique Cardoso. Hasta tuvo un ministro del PP (partido de la extrema derecha que apoyó la dictadura militar).

    El asunto de la esclavitud, aunque parezca anecdótico, muestra a la perfección como la ideología de los primeros días dio paso al pragmatismo. Si para acabar con el problema voy a enemistarme con gente de cuyo apoyo dependo, no acabo con el problema.

    Triste, muy triste. Gracias, como siempre, por tus valiosas contribuciones.

  7. Jose G.Neto says:

    Tony,
    Concordo com a questão ecologica que vc diz, o desleixo com
    as matas, desmatamentos irregulares, praia que se tornam privadas,etc.O Brasil é um pais muito grande com todos os problemas possiveis.Agora qual o nosso maior problema?
    Todo o primeiro mundo sempre esteve aqui nos explorando, extorquindo(portugueses,Franceses,Espanhois,Holandeses,etc).
    Tem aproximadamente 20 anos que frequento Arraial,que nada mais era igual a Caraiva hoje,e olha como está.Teve um tempo que Arraial estava na mão os Argentinos, como Buzios no Rio. E por aí vai.Então esta educação(consciencia)deveria começar pelos paises mais educados(1o.mundista)
    Olha dá uma novela este tema, que é muito importante, importantíssimo, principalmente quem gosta e ama Arraial da Ajuda.Pepe.