¿Hasta cuándo?

Acaba de producirse hace menos de una hora un grave accidente en el aeropuerto de Congonhas en São Paulo. Un avión de la TAM no ha conseguido frenar en la pista mojada y se ha salido de la misma cayendo sobre una gran avenida que pasa al lado del aeropuerto y estrellándose contra un depósito de combustible. En estos momentos un edificio y el avión están envueltos en llamas. Poco más se sabe por el momento. Cuando leáis las noticias mañana ya se sabrán más detalles del accidente.

[ver: localización del aeropuerto de Congonhas]

++++++++++++++++++++++++++++++++++

ACTUALIZACIÓN: varias horas después del accidente, ya sabemos que se trata de la mayor catástrofe de la historia de la aviación brasileña, superando incluso a la del choque del boeing de la GOL sobre la Amazonia en septiembre del año pasado. En el avión iban 176 186 personas y probablemente hayan han fallecido todos. Se contabilizan ya 12 14 muertos entre los trabajadores del edificio contra el que chocó el avión.
He rebuscado en mi acervo fotográfico y he encontrado una foto que hice hace cinco años, con una digital primitiva, de la zona del accidente.

En la parte izquierda de la imagen se ve el final de la pista de Congonhas. En la línea en rojo, la trayectoria del Airbus que no ha conseguido aterrizar y que al acabar la pista, ha salido volando hasta estrellarse contra un edificio al lado de la avenida que pasa al pie del aeropuerto. La pista del aeropuerto se encuentra en una meseta, a una altura considerablemente superior a la de las avenidas que la rodean.

++++++++++++++++++++++++++++++++++

El lunes un avión de la compañía Pantanal derrapó en la misma pista de Congonhas, también mojada, al aterrizar.

Ambos accidentes se producen en una pista que acaba de ser reformada. La pista fue liberada sin que la obra hubiera sido acabada. Todavía faltaba por hacer lo que los técnicos llaman de grooving, unas ranuras para dar más adherencia a los neumáticos de los aviones en caso de lluvia. Recuerdo perfectamente al responsable de la obra declarando que la ausencia de grooving no presentaba ningún peligro, y que además en esta época del año casi no llovía en São Paulo. Desgraciadamente, en lo que llevamos de semana ha llovido mucho sobre la ciudad.

[Técnicos del aeropuerto entrevistados hace poco en la radio han declarado que varios aviones habían tenido que abortar la maniobra de aterrizaje en Congonhas durante los últimos días porque la pista parecía una pastilla de jabón. Las autoridades, sin duda alguna, negarán este hecho mañana por la mañana].

Evidentemente, no sé cuáles son las causas del segundo accidente con derrapaje en la pista esta semana. Pero la sucesión de calamidades en los aeropuertos brasileños, y la secuencia de accidentes waiting to happen (crónica de un accidente anunciado) están alcanzando dimensiones escalofriantes en este país. Las cuatro (¡cuatro!) investigaciones paralelas sobre el accidente del boeing de la GOL en septiembre del año pasado todavía no han acabado, enfrascadas en disputas políticas sobre quién va cargar con la responsabilidad del accidente (los políticos brasileños quieren echársela a los pilotos del reactor americano para no tener que admitir que el sistema de control aéreo militar del país está en un estado de precariedad alarmente). Desde entonces, ni un solo responsable político ha perdido el cargo como resultado de la interminable sucesión de meteduras de pata y actos de pura negligencia cometidos contra los viajeros que sufren lo indecible en los aeropuertos de este país. Ninguna de las medidas anunciadas por el gobierno hace meses ha sido puesta en marcha hasta ahora. La única decisión concreta ha sido el arresto de varios controladores aéreos por insubordinación a sus superiores militares. La cosa ha degenerado hasta tal punto que cuesta creer que un simple accidente vaya a provocar reacción alguna.

Una de las grandes conquistas del actual presidente brasileño ha sido conseguir blindar a la clase política de cualquier descontento ciudadano, por intenso que este pueda llegar a ser. A pesar de las incesantes denuncias y los interminables escándalos, Lula resiste incólume a cualquier acusación de corrupción, negligencia o incompetencia. No sé cómo se va a librar de esta, pero sé que lo hará.

Cuando hoy al llegar a casa escuchamos las incesantes sirenas de los bomberos (vivimos bastante lejos del aeropuerto) ni nos podíamos imaginar hacia dónde se dirigían los camiones y por qué razón. La enorme tristeza que nos embarga, y creedme, se nos saltan las lágrimas, de tristeza y de rabia, se hace todavía mayor al saber que, una vez más, la pérdida de tantas vidas humanas va a servir para bien poco.

CONTINÚA EN: ¿Hasta cuándo? (2)

Categoría: noticias

Comentarios (6)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Daniel says:

    Hola Tony, me alegro que estés bien. Nosotros ya hemos ubicado a todo nuestros paulistas. El susto no nos lo quita nadie. Precisamente esa es una ruta que hace mi cuñado, por suerte estaba en Brasilia. Me he enterado un poco antes de ir a la cama, aquí ya son las dos de la mañana, creo que me voy a dormir, sabiendo que mañana voy a leer un número alto, demasiado alto…
    En la Band están diciendo que cinco minutos antes Infraero ha certificado que la pista estaba en buenas condiciones: alucinante

  2. Rosa says:

    Tony:
    Lamento mucho lo del accidente y me alegro que estés bien. Soy una asidua lectora de tu blog, que me ha sido de mucha utilidad para el viaje que hice con mi novio Daniel a Ilhagrande y Paraty en marzo. Nomás enterarme del accidente, pensé en tu blog y en leerlo: sabía que aquí encontraría información de la buena y bien documentada. Acá en Argentina, cuando algo pasa o estuvo a punto de pasar con los aviones, busco en el Google si declaró algo Piñeiro (no sé si lo conocés, es un cineasta que fue piloto de Lapa). Cuando lo que sucede es en Brasil, busco tu blog. Lamentablemente, la tragedia anunciada en tu país ya ha sucedido. Lamentablemente, la nuestra aún la esperamos.
    Un abrazo

    Rosa

  3. Marimaja says:

    Nada más levantarme encendí la televisión para ver los informativos de Antena 3 y me levanto de un salto.
    Después de despertar a familiares y amigos para asegurarme que nadie ha cogido el maldito vuelo, me pregunto…
    Cuantos más tendrán que morir antes que el gobierno empiece a hacer algo de verdad?
    Hasta el momento todas las investigaciones sobre el caos aéreos únicamente han servido para intentar exculpar al gobierno.
    Mientras Lula y sus amiguitos no asuman la responsabilidad, la gestión de la crisis aérea seguirá siendo un cachondeo.

    Increíble, increíble, es una mezcla de rabia y tristeza que ninguna palabra puede expresar.

  4. Tony says:

    Dani, Rosa y Marimaja, gracias a los tres.

    Hoy el despertar ha sido difícil, he tenido que apagar la televisión porque el dolor de las familias de las víctimas era insoportable.

    Nunca había sentido un componente de rabia tan fuerte en torno a un accidente aéreo. Lula iba a viajar a Porto Alegre y ha suspendido la visita. Yo creo que si va, lo linchan.

  5. Tony,

    Vivemos um apagão moral e ético. Ninguém é responsável por nada ou sabe de nada.

    Somos pacíficos e pacientes, além do seria necessário em um país democrático = poder emana do povo.

    Por outro lado nossos prepostos foram escolhidos (e reeleitos) livremente por nossa população. O que mais esperar…….

  6. Talia says:

    Justamente, me impresionó al mirar las fotos de la Folha, que en el mostrador de check-in de TAM en POA, está la tropa de choque!!! O sea, primero matan gente en una pista aeroportuaria que debería estar deshabilitada y después se preparan para darle palo a quien venga a protestar. Es (h)alucinante!

Deja un comentario