Medio ambiente

25 November 2006 | By More

Me imagino que en algún punto del globo debe haber un lugar que supere a Brasil, pero en el contexto latinoamericano me pregunto si existe un pueblo con menos conciencia medioambiental que el brasileño. En este aspecto, como en tantos otros, los brasileños se parecen mucho, pero demasiado, a los norteamericanos. ¿Calentamiento global? ¡Elucubraciones de los científicos para frenar el crecimiento económico! [ya había escrito este artículo cuando el actual presidente brasileño, héroe de mucho desinformado suelto en Europa, declaró ayer que uno de los obstáculos al crecimiento económico del país son las leyes medioambientales].

Hace cuatro años Brasil sufrió lo que entonces se llamó de apagão, un racionamiento de energía que obligaba a todos los consumidores a reducir su cuenta de electricidad en un porcentaje predeterminado; en el momento en el que se superaba ese límite, la electricidad era cortada hasta finales de ese mes. El apagão no se debió, claro está, a un intento del gobierno por suavizar los efectos del cambio climático, y si al colapso del sistema eléctrico brasileño motivado por unos meses de sequía extrema, y la precaria situación de la red eléctrica.

Pasó el apagão (los especialistas denuncian que volverá fuerza dentro de poquísimos años, dada la nula actuación del gobierno para resolver los problemas), y el consumo de energía se disparó de nuevo. Circulando por São Paulo esta semana por la noche, el día 22 de noviembre, y mirarara hacia donde mirara, solo veía lucecitas de Navidad por todas partes. En edificios, plazas, tiendas. Millares de kilowatios siendo consumidos alegremente. En nuestra urbanización han instalado salvajemente (¡clavándolas!) en las palmeras de la entrada más luces intermitentes. Ya sé que la iluminación navideña existe en todo el mundo. Pero en la mayoría de ciudades europeas que conozco se limita en líneas generales a unas cuantas calles iluminadas. Aquí no, el despilfarro y descontrol es generalizado, y los edificios residenciales se convierten en gigantescos árboles de Navidad.

Ya pasó la época en la que abría la boca para plantear alternativas. ¿No podríamos atrasar un poco la instalación de las luces de Navidad? Ya que todo el mundo quiere las lucecitas de marras, ¿no podríamos buscar opciones con un consumo eléctrico más bajo? Me miran como a un marciano. ¿Por qué? ¿Cuál es el problema? Brasil es el problema. Ayer subí a casa y me entristecí viendo los balcones de muchos vecinos donde durante toda la noche van a brillar las malditas luces de Navidad, cuando todavía falta un mes. El mismo cuidado que la mayoría de los brasileños toman con el consumo de electricidad se extiende al despilfarro de agua, al vertido de basuras en cualquier lugar (el 50% de la basura brasileña no es tratada), a la fe ciega en el coche como único medio de transporte posible, a la contaminación de los manantiales, tala de árboles, y un suma y sigue interminable. Se nos viene encima un planeta que no se lo desearía ni a mi peor enemigo.

Suscribirme al contenido del blog por email.
Seguir a De viaje a Brasil en Twitter.
Seguir a De viaje a Brasil en Facebook.

Etiquetas:

Categoría: generalidades

Comentarios (5)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. randomica says:

    eu sou brasileira, moro no nordeste, li esse blog inteiro e admiro a forma como você retrata o brasil.

    no entanto, é preciso mostrar esse lado inconsciente de uma parte gigantesca da população. me envergonha muito tudo isso que você disse.

    eu sou do tipo de pessoa capaz de andar 40 minutos com um saquinho de picolé na mão para não jogar na rua.
    eu economizo água em todos os momentos e em todos os lugares. porque aqui há muitas pessoas que na empresa em que trabalham dizem que não vão economizar porque não estão pagando.

    são comportamentos estúpidos que eu espero muito viver para vê-los sendo mudados.

    até mais!

    juliana.

  2. Roberto Britos says:

    Los argentinos no le vamos muy a la zaga de los brasileros en materia medioambiental.
    Aunque reconozco que en Iguazú hay mayor preocupación del lado argentino que del brasilero por preservar el entorno natural (el caso de los helicópteros es un ejemplo)
    Creo que ambos países viven creyendo que tienen recursos ilimitados y pueden cometer cualquier tropelía con la naturaleza sin que tenga consecuencia.

  3. Lola says:

    Buenas de nuevo Caper, esta vez desde Brasil!
    Decirte que al igual de nuestras inmensa sorpresa al llegar a Brasil y ver lo maravilloso de sus paisajes, playas, floras, vida… tambien estabamos tristemente sorprendidos al ver lo “sucia” que es la sociedad en Brasil, lo sucias que dejan las calles y las playas (al llegar tarde un dia de playa en Gaibu, decidimos irnos al dia siguiente al ver como habian dejado las playas y las calles los “turistas de fin de semana” que llegan de Recife y alrededores atraidos por la belleza de la playa de Gaibu. La arena, los arrecifes y la orilla del mar era un basurero de cocos, vasos de plastico, platos, bolsas de todo tipo, restos de comida… un paisaje deprimente que convertia un paraiso natural en un gran basusero… Más tarde en Recife, admiramos tristemente el mismo espectaculo al comprobar que cuando baja el caudal del rio, las orillas son un estercolero de montones y montones de basos de plastico entre el barro contaminado y los millones de cangrejos de rio que habitan en él…
    Si es verdad que es una triste costumbre de los brasilenõs tirar cualquier cosa al suelo, por la ventana del coche, del autobus, del barco… desde palitos de pinchitos hasta botellas de plastico de guaraná de 2l. Esperemos que en un futuro eso cambie…

  4. yvonne says:

    Pues no sé, España a mí no me parece muy limpia que digamos. Criticar a Brasil en este aspecto me parece como mucho, gracioso.

  5. fa says:

    De acuerdo Yvonne, el mondo tiene que cambiar para mejor, Brasil, España e otros mas…